Médicos Sin Fronteras (MSF) ha comenzado a apoyar a la Media Luna Roja Palestina (MLRP), en Jerusalén, para evaluar y estabilizar a cientos de palestinos y palestinas heridos por la policía israelí.

«Hemos pasado un día entero tratando cientos de pacientes -incluidos niños y niñas- que habían sido heridos con balas de goma y granadas paralizantes. Muchos de ellos sufrían traumatismos severos. También hemos atendido a muchas personas que han sido rociadas con químicos o que habían inhalado gases lacrimógenos», señala la ONG.

«Hemos visto mucha gente con lesiones en la cabeza, el pecho o los ojos como consecuencia del impacto de balas de goma. Había muchos niños y niñas heridos, incluido un niño de doce años con una lesión en el fémur y un niño de catorce años con una lesión en el ojo», explica Natalie Thurtle, coordinadora médica de MSF en los Territorios Palestinos Ocupados.

Los pacientes que reciben en el punto de estabilización de traumatología de la MLRP comentan que muchas personas heridas en la Ciudad Vieja no habían acudido en busca de ayuda médica por temor a ser arrestadas o detenidas.

Al menos 612 palestinos y palestinas, incluidos niños y niñas, resultaron heridos este 10 de mayo de 2021, según la Media Luna Roja Palestina, y 411 pacientes fueron trasladados al hospital.

Los equipos de Médicos Sin Fronteras están preparados para apoyar también a las autoridades sanitarias de la Franja de Gaza tras la reciente escalada del conflicto.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario