«María Chapdelaine», homenaje a los colonizadores que crearon Québec

0
30

Dos horas y media largas dura esta película canadiense –con su lote completo de paisajes majestuosos, en verano y en invierno- lo que la convierte en un producto especialmente apetecible para un cine al aire libre en cualquiera de las infernales noches que nos han tocado en suerte en este verano canicular, el más caluroso de toda la historia de las mediciones ambientales.

Basada en la novela del mismo nombre del francés Louis Hémon publicada como un serial en el diario canadiense Le Temps –una vez fallecido el autor a los 32 años, a causa de un accidente- y editada en formato libro en 1921. Fue un auténtico best-seller, en un tiempo en que ni siquiera se usaba este término, del que se vendieron decenas de miles de ejemplares en veinticinco lenguas. Aprovechando el estreno de la película en el Festival de Toronto la editorial Bibliothèque Québécoise ha reeditado este folletín en 2020, con el plus de un cartel del filme. 

Dirigida por el canadiense Sebastian Pilote (El vendedor, La subasta), «Maria Chapdelaine[1]» está protagonizada por Sara Montpetit, quien encarna a esa María que apenas habla pero dice casi todo con la mirada, acompañada de Sébastien Richard, Hélène Florent, Émile Schneider, Antoine Olivier Pilon (a quien conocemos como el protagonista de Mommy, de Xavier Dolan), Robert Naylor, Martin Dubreuil y Gilbert Sicotte.

En 1910, Maria Chapdelaine tiene diecisiete años y vive con su numerosa familia a orillas del río Péribonka, al norte del lago Saint-Jean, en Canadá. Los Chapdelaine trabajan incansablemente para evitar que el bosque, en su crecimiento natural, se trague sus propiedades y su casa.

María, fuerte y llena de esperanza, se encuentra frente a un gran dilema. Francois Paradis, un antiguo vecino al que ha amado desde la infancia, convertido en un espíritu libre, trampero de pieles y guía de extraños, promete volver en primavera para casarse con ella.

Pero al acabar la primavera se presentan dos pretendientes nuevos: Lorenzo Suprenant, empleado en una fábrica de Massachusetts que ofrece a María una vida cómoda en una ciudad de Estados Unidos, y Eutrope Gagnon, su valiente vecino, quien ha comprado unas tierras junto a las de  los Chapdelaine.

Ha llegado el momento de que María elija su futuro, la opción que tome significará quedarse o marchar.  

Esta adaptación –la cuarta en la filmografía francesa- no trata únicamente de los amores de una adolescente, forzada a elegir en un contexto de opciones bastante limitadas; es también un retrato casi contemplativo de una familia, una galería de personajes que conforman una microsociedad regida por las fuerzas de la naturaleza, y de los hombres y las mujeres obligados a vivir en armonía con ella.

Dividida en cinco capítulos, «María Chapdelaine» es un relato de pioneros centrado en las emociones de su protagonista, que se desarrolla al ritmo que marcan las estaciones. María asume su destino, exactamente igual que lo hizo su madre, Laura, quien sacrificó sus sueños para seguir a su marido siempre más lejos, siempre más al norte, para ganarle la batalla al bosque y contribuir a la escritura de la historia colectiva de un país.

  1. «María Chapdelaine» llega a los cines madrileños el viernes 5 de agosto de 2022.
Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario