El Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid ha autorizado a seis operadoras de bicicletas eléctricas sin base fija (“free floating”), entre ellas BiciMAD Go, de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), la distribución de una flota de 3900 unidades por la ciudad para impulsar la movilidad sostenible.

Brikty S. L.; Secure Potential System SLU, Mobilitas Futurus, S.L.  Ride On Consulting; Idribk Spain S. L., y BiciMAD Go solicitaron permiso para operar con 8200 bicicletas: 6300 en el interior de la M-30, donde el límite autorizable se fija en 2000, y 1900 en su exterior, cuyo cupo máximo se fija en 2800, por lo que quedarían disponibles autorizaciones para el despliegue de otras 900 bicis fuera de la vía de circunvalación. 

La determinación del límite máximo inicial de bicicletas autorizadas para empresas se ha basado en el artículo 85 de la Ordenanza de Movilidad Sostenible (OMS) que establece que las bicicletas y vehículos de movilidad urbana (VMU) ligados a una actividad de explotación económica no podrán ocupar más del cincuenta por ciento de las plazas existentes en una reserva de estacionamiento. Madrid dispone de un total de 9600 plazas.

Para conocer el uso real de los vehículos, las empresas autorizadas deberán facilitar al Ayuntamiento de Madrid información en tiempo real (a través de conectores automáticos, servicios web o similares) sobre la geolocalización de los vehículos, así como el acceso al cuadro de mando que permita evaluar el uso medio de las bicicletas y su actualización.

Expansión de la EMT

La EMT ha solicitado esta autorización para ampliar y complementar su oferta de bicicletas a los madrileños. El modelo de bicicleta que implantará para esta modalidad de «free floating» es el mismo del servicio público, pero con algunas mejoras como el candado en la rueda trasera. Este despliegue de la EMT se hará en septiembre, coincidiendo con la implantación del resto de operadores privados.

El Ayuntamiento podrá revocar las autorizaciones de las nuevas bicicletas o el cese de la actividad si los adjudicatarios no cumplen con cualquiera de las condiciones jurídicas y técnicas establecidas en la resolución o por motivos de seguridad ciudadana, vial, salud pública, protección del patrimonio y otras razones motivadas de interés general.

Entre las obligaciones está la de garantizar la accesibilidad universal, evitando problemas de convivencia y de uso abusivo del espacio público. Por esta razón, deberán ajustar su ámbito de actuación al sector o sectores territoriales para los que hayan sido autorizados y situarán las bicicletas en reservas específicas de estacionamiento o en los lugares previstos.

Prohibido estacionar junto a parques históricos como El Retiro

La Corporación establece que las aplicaciones móviles de estos nuevos vehículos no permitirán, en ningún caso, el inicio o finalización de un trayecto en las calles de prioridad peatonal ni en las aceras y espacios peatonales contiguos a los parques históricos como El Retiro.

Entre las condiciones para el otorgamiento de la autorización se encuentra la limpieza diaria y desinfección de todas las bicicletas con sustancias viricidas efectivas frente a la COVID-19, una tarea que deberán acreditar al órgano municipal. Además, los operadores deberán exigir el uso de guantes a sus usuarios.

La concesión se ha hecho hasta el 31 de agosto de 2021 y se podrá prorrogar una vez más por seis meses extra de acuerdo con la evolución de la demanda.

Cuando la empresa disponga de la autorización y haya presentado el seguro y la póliza de responsabilidad civil necesarias deberá iniciar un primer despliegue de al menos la mitad de su flota hasta el 1 de septiembre. El resto de los vehículos deberá situarlos por la ciudad en el plazo máximo de dos meses, es decir, hasta el 1 de noviembre de 2020.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario