El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha explicado este viernes 15 de mayo de 2020 que Madrid permanece en «fase cero» de desescalada pese a «los magníficos progresos» que se han producido en la evolución de la epidemia en la región.

Simón señaló que, pese a que la Comunidad de Madrid reaccionó bien tras ser golpeada con fuerza en los inicios de la pandemia de COVID-19, es necesario ser prudentes y garantizar que los Servicios de Atención Primaria se han reforzado adecuadamente en previsión de un hipotético un nuevo brote, informa Servimedia.

Durante toda la jornada, diversas fuentes informativas habían especulado con la posibilidad de que el Ministerio de Sanidad no permitiría a Madrid pasar a la «fase uno» pero sí avanzar en las medidas de desconfinamiento, para lo cual se crearía un nuevo tramo que se denominaría 0,5.

Pero finalmente el Ministerio de Sanidad no ha planteado formalmente a la Comunidad de Madrid, en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que se celebró por videoconferencia esta tarde, pasar a una fase intermedia en el proceso de transición a la normalidad, como paso previo a entrar en la uno.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y Fernando Simón, expusieron este 15 de mayo 2020 las novedades acordadas tras examinar las propuestas que han recibido de las comunidades autónomas, una vez concluido el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que se celebró este viernes por videoconferencia,

La Comunidad de Madrid, el área metropolitana de Barcelona y parte importante de Castilla y León continuarán, al menos, una semana más en la fase cero, aunque el Ministerio de Sanidad flexibilizará a partir del lunes algunas de las restricciones que implica dicha fase.

De esta forma, el treinta por ciento de la población, unos catorce millones de personas, se mantendrán en la fase cero, si bien se permitirán algunas actividades hasta ahora no autorizadas.

Así, en las zonas que se mantienen en la fase cero, los locales y establecimientos comerciales con menos de cuatrocientos metros cuadrados podrán abrir sin cita previa para la atención individual de clientes.

Los lugares de culto religioso tendrán una limitación de un tercio del aforo, mientras que en los velatorios la limitación será de diez personas.

En el ámbito del deporte profesional y federado se podrán hacer entrenamientos individuales, básicos y medios, junto con la apertura de centros de alto rendimiento que deberán aplicar medidas de protección e higiene reforzadas.

A estas medidas se suman otras vinculadas a la educación y universidades, ciencia en innovación y actividades culturales, desarrolladas en la orden que se publicará este sábado 16 de mayo.

A la fase uno pasan las provincias de Málaga y Granada, con lo que Andalucía contará con todo su territorio ya en este nivel, al igual que Castilla-La Mancha con el progreso de Toledo, Ciudad Real y Albacete. La Comunidad Valencia contará a partir del lunes 18 también con todas sus provincias en fase 1.

En Castilla y León avanzan a fase uno un total de 42 zonas básicas de salud, mientras que en Cataluña lo harán las zonas sanitarias de Cataluña Central, Girona, Lleida y Alt Penedés i Garraf.

Además, 45.000 ciudadanos progresan a fase dos, los que residen en las islas de Formentera y Cabrera (Baleares) y las de La Graciosa, El Hierro y La Gomera (Canarias).

Comunidad de Madrid

El caso de la Comunidad de Madrid ha sido el que más polémica ha generado, ya que su Ejecutivo, presidido por Isabel Díaz Ayuso, había reclamado pasar a la fase uno, por entender que cumple todos los requisitos que marca el ministerio.

Ayuso difundió un mensaje en Twitter en el que acusa al Gobierno central de no dejar a Madrid pasar de fase, por lo que entiende que su comunidad «seguirá paralizada» y «se arruinan nuestros comercios y cada semana perdemos en torno a 18.000 empleos».

Sin embargo, el ministro de Sanidad afirmó que mantiene una comunicación «cordial y fluida con todas las comunidades autónomas, también con la de Madrid», y añadió que la decisión ha sido consensuada con la Consejería de Sanidad madrileña.

Por su parte, el Fernando Simón manifestó que pese a los avances que ha conseguido la Comunidad de Madrid y la evolución favorable de la epidemia, «por prudencia» es aconsejable que siga en fase cero.

Explicó que la comunidad ha incorporado mejoras en lo que se refiere a la detección de casos, pero es necesario valorar el alcance con más tiempo, así como también las medidas para reforzar la Atención Primaria. En cualquier caso, afirmó que en la toma de decisiones valoran factores cuantitativos y cualitativos.

Salvador illa insistió en que «cada paso que damos es un paso seguro, guiados por aquel conocimiento que la ciencia nos va proporcionando y con criterios de máxima prudencia».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario