La ausencia de seguridad y salud supone un grave incremento de la siniestralidad en el trabajo en la Comunidad de Madrid, donde dos trabajadores pierden la vida cada semana por accidentes laborales, ocho de ellos en el mes de marzo 2021, cifra que eleva a veinticinco los trabajadores fallecidos en la Comunidad Autónoma en el primer trimestre del año.

Los datos oficiales del Instituto de Seguridad y Salud en el Trabajo, IRSST, muestran el incremento de las víctimas de los accidentes laborales que tienen lugar en la Comunidad de Madrid, y los datos son alarmantes, en el pasado mes de marzo se han producido 7623 accidentes laborales, casi un 104 por ciento más, en comparación con el mes de marzo de 2020, señala Susana Huertas Moya, secretaria de Salud Laboral de UGT Madrid.

Del total de accidentes, 6453 han sido en jornada laboral; con un 107 por ciento de incremento respecto al mismo periodo del pasado año (3116 accidentes). 

Los producidos en el trayecto o in itínere han supuesto 1170 accidentes laborales, también con un aumento del 87,80 por ciento comparados con marzo del pasado año; 623 accidentes en la «ida y vuelta al trabajo».

De las víctimas mortales de marzo, cinco pertenecían al Sector Servicios: tres accidentes debidos a Patologías No traumáticas, PNT, (producidas por derrames, infartos, ictus..), uno por contacto con material punzante y otra más en accidente in itínere

La siniestralidad laboral en nuestra Comunidad Autónoma continúa cebándose con el sector de Servicios, algo que ya se producía en 2020, a pesar de la caída de la actividad, sostiene Susana Huertas.

Al sector de Construcción pertenecía un trabajador que perdió la vida debido a una caída en altura, y al de Industria dos, uno por PNT y otro debido a «un accidente en misión» o tráfico.

Los accidentes graves de marzo han sido 39, con un incremento del 85,71 por ciento respecto a marzo del año pasado, en el que fueron 21 accidentes y, del total de accidentes graves, 28 se han producido en jornada laboral y 11 siniestros graves en el trayecto de ida y vuelta, con un incremento del 450 por ciento, en comparación con marzo de 2020, en el que hubo dos accidentes in itínere.

25 fallecidos en el primer trimestre del año

Los cuatro sectores económicos han padecido los accidentes graves, con la repercusión que ello supone tanto para el accidentado laboral por las posibles secuelas que dejan los accidentes y para su familia, como para la sociedad en su conjunto. En el de Servicios, se han producido diecinueve accidentes graves, cinco en el de Construcción, tres accidentes graves en Industria y también uno en el de Agricultura.

Respecto al primer trimestre del año en curso son ya veinticinco las víctimas mortales de la actividad laboral en la Comunidad de Madrid, de las que dos trabajaban en Construcción, dos en Industria, y la lacra de la siniestralidad sigue azotando al sector de Servicios, al que pertenecían quince trabajadores.

También han sufrido un accidente grave 133 trabajadores; en jornada laboral se han producido 85 accidentes y en el trayecto con baja, 48. Por sectores económicos, en este trimestre, trabajadores de Servicios han tenido 54 accidentes graves, y de Construcción 22, en Industria se han producido ocho, y uno grave en Agricultura.

Este crecimiento da cuenta en los déficits en la organización y condiciones de trabajo y de la insuficiente eficacia de las medidas de prevención que se manifiestan de forma distinta según las actividades. Se produce un incremento del número de accidentes mortales en el subsector de Comercio, (tanto al por mayor como al menor), también en el de Transportes por carretera y tuberías y en el de Financiero, seguros y Oficinas, así como en los de actividades de Seguridad e investigación, Servicios a edificios y actividades de jardinería Actividades deportivas, recreativas y de entretenimiento Actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico. 

COVID-19

Respecto a los accidentes de trabajo por COVID-19, que sólo se han reconocido como contingencia profesional para algunos colectivos de los sectores sanitarios y socio-sanitarios, pese a la insistencia de UGT, de exigirla para todos los colectivos de trabajadores, en la Comunidad de Madrid, de enero a marzo se han producido 993 accidentes, de los que dos han tenido como consecuencia la muerte del trabajador y uno se ha calificado de grave, todos ellos han sido en el sector de Servicios.

En el mes de enero, las cifras oficiales daban cuenta de 480 accidentes, en febrero se declararon 340 accidentes por la COVID-19, de los que 338 fueron leves, y dos mortales. 

En marzo se han declarado oficialmente en nuestra Región, 173 accidentes laborales por el coronavirus SARS-CoV2, siendo uno de estos accidentes calificado como grave, unos datos, que seguimos manifestando que suponen una infradeclaración y que dan una visión sesgada de la realidad.

Susana Huertas concluye que «lamentamos profundamente la pérdida de vidas que, por accidentes laborales, se producen semana a semana en la Comunidad Autónoma, una lacra que se extiende a las familias de los trabajadores y trabajadoras que sufren los accidentes laborales. Se tiene que poner freno a este drama humano y social, exigiéndose el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales a los empresarios que la incumplen».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario