«Madres verdaderas», de Naomi Kawase, sobre maternidad y adopción

Estrenada en los festivales de San Sebastián y Toronto en 2020, en plena pandemia, y revalidada en el reciente Festival de Cannes, «Madres verdaderas» (True Mothers ), de la japonesa Naomi Kawasw (‘Suzaku’, ‘Shaea’) es un melodrama potente sobre la maternidad y la adopción contado por las dos madres, la biológica y la adoptiva, muy bien interpretadas por dos actrices brillantes, Aju Makita e Hiromi Nagasaku, quienes componen un laberinto de imágenes en torno al niño, adornadas con hermosos paisajes, un sol que se pone sobre el mar del atardecer y las aves que cruzan el espacio infinito. 

En los sucesivos saltos de la historia –que avanza y retrocede sin perder el hilo- nos enteramos de la historia de la acomodada pareja de Tokio compuesta por Sakoto y su marido quien, contrariada al saber que no puede concebir un hijo, decide adoptar a Asato; y de Hikari, la madre adolescente a quien su familia esconde en una especie de hogar para hijas descarriadas en una isla cercana a Hiroshima, donde dará a luz y se encargarán de encontrar una familia para el niño. El proyecto familiar es que después se reintegre a la familia, regrese a la escuela y continúe sus estudios considerando el periodo del embarazo como una enfermedad.

La pareja no acaba de asumir su papel de padres adoptivos, lo vive como una preocupación constante, situación que aumenta cuando años después reaparece la madre biológica, quien no ha conseguido aceptar lo que le ocurrió, abandonó a su familia, tiene dificultades e intenta conseguir dinero amenazando con contar a todo el mundo que el niño es adoptado; lo que no debería preocupar al matrimonio, porque todo el mundo lo sabe comenzando por el niño que ya tiene seis años, pero que sin embargo les descoloca y aumenta su sentimiento de culpabilidad. 

Sin duda, lo mejor de esta película, quizá excesivamente larga, es la descripción del tiempo que la madre adolescente pasa en esa especie de asociación que evita a las familias pasar por la vergüenza de un embarazo demasiado precoz, esperando el momento de dar a luz, y su relación con otras dos chicas, mayores que ella, que se encuentran en la misma situación. Los últimos minutos son una especie de síntesis, una conversación hecha de monosílabos entre las dos madres que parece acercarlas, e incluso las asimila a un núcleo familiar de nuevo cuño, cuando explican al niño que la extraña que tiene delante es «la otra madre», la de Hiroshima. 

«Madres verdaderas» repasa el proceso de adopción, no solo desde el punto de vista afectivo y traumático, sino también social. Una historia emotiva a mitad de camino entre el documental y la ficción que plantea algunas preguntas importantes: ¿Dónde empieza y donde termina la maternidad? ¿La biológica y la adoptiva son igual de madres? ¿Pueden incluso configurar entre las dos la madre «auténtica»? 

«Madres verdaderas» se estrena en Madrid este viernes, 6 de agosto de 2021.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario