Los sindicatos de la Enseñanza de UGT, CC.OO., CGT y STEM, han formalizado una convocatoria de huelga educativa en Madrid los días 22 y 23 de septiembre de 2020 motivada por la gestión de la Consejería de Educación que, a fecha de hoy, solamente garantiza la presencialidad hasta segundo de la ESO, no garantiza la presencia de los diez mil profesores que debían completar las plantillas para desdobles de aulas y cobertura de bajas, y porque falta asignar un coordinador de COVID en más de mil doscientos centros públicos.

La UGT argumenta que «estamos viendo, como día tras día, la gestión de la Consejería de Educación es cada vez más nefasta. Al caos que se originó en el primer día de llegada del profesorado a los centros el 1 de septiembre, en el que una gran mayoría comprobaron que no había nada preparado (adaptación de espacios, cartelería, medidas de seguridad, etc.) para que una semana después pudiera regresar el alumnado, se ha sumado, en un acto de irresponsabilidad absoluta por parte de la Administración, las pruebas serológicas a miles de docentes, en un mismo lugar y sin apenas tiempo entre centros. A esto se suman los más de dos mil positivos que han dado como resultados las pruebas, que va a provocar que el primer día de clase estos docentes no estén en las aulas. Falta por comprobar, si los ocho mil docentes prometidos en el plan estarán el día 8 en los centros, con sus pruebas serológicas hechas».

Agregan que:

  • La presencialidad es la única que garantiza la igualdad de oportunidades, y solamente se garantiza esta presencialidad hasta segundo de la ESO, y exigen un verdadero plan de compensación de desigualdades.
  • Más de mil doscientos centros públicos continuarán sin personal sanitario que asuma las funciones del coordinador COVID, por lo que la responsabilidad recaerá en el personal docente.
  • Debido a la falta de personal docente, los centros se están viendo obligados a crear grupos mixtos de diferentes etapas educativas, medida nada pedagógica tras un período de seis meses en el que se han incrementado las desigualdades, ha aumentado la brecha digital y social y el alumnado no ha podido asistir al centro educativo.
  • Aún no están preparadas las infraestructuras necesarias para albergar de forma adecuada los grupos resultantes de la reducción de ratios.

Concluye que «es evidente que toda esta situación, lo único que ha generado es una inseguridad total en toda la comunidad educativa, por lo que hay, en este momento, motivos más que suficientes para mantener la convocatoria de la huelga, que el plan de Díaz Ayuso hace aguas por todas partes». 

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario