A través del organismo estadounidense de protección de los derechos musicales, BMI, los Rolling Stones han amenazado a Donald Trump con denunciarle ante la justicia si continúa utilizando la canción «You Can’t Always Get What You Want» en sus mítines.

BMI ha indicado que cualquier uso en el futuro de alguna canción de los Rolling Stones durante la campaña electoral de Trump violaría el acuerdo del grupo británico con la organización.   

«La BMI ha informado al equipo de campaña de Trump, en nombre de los Rolling Stones, de que la utilización no autorizada de sus canciones constituirá un delito de violación  de los acuerdos con el grupo. Si Donald Trump no hace caso y persiste, entonces será el momento de denunciarle por utilizar música sin autorización»,  se puede leer en un comunicado publicado en la página informativa Deadline y reproducido en la cuenta oficial de twitter de los rockeros británicos

Los Rolling Stones no son los únicos artistas que se han negado a que el ultraconservador y xenófobo presidente de Estados Unidos utilice su música en los mítines. En 2016, el grupo de rock Queen protestó porque su canción «We Are The Champions» se escuchó «en contra de su voluntad» en el momento en que Trump  apareció en el escenario de la convención republicana.

También Adele, R.E.M., Neil Young… y otros artistas han denunciado el uso de sus obras, sin permiso, en las reuniones de los republicanos.

Deja un comentario