La verdad es que, pese  tratarse de una película de factura muy correcta y de abordar un problema social de primera magnitud como es el de los estudiantes conflictivos procedentes de familias de migrantes magrebíes y africanos que viven en suburbios franceses (en una forma de confinamiento perpetuo), con «Los profesores de Saint-Denis» (La vie scolaire), escrita y dirigida por Medhi Idir y Grand Corps Malade (Patients) yo he tenido la impresión de un dejà vu.

Es muy probable que un espectador francés distinga, entre toda la burocracia que impera en las escuelas públicas francesas –las «escuelas de la República», adoro la manera en que sus ciudadanos la defienden, porque dice mucho de ellos malgré tout– matices que a mí se me escapan y que hacen a esta película muy diferentes de todas las otras que hemos visto en los últimos años con idéntica temática inicial.

En todo caso, «Los profesores de Saint-Denis», que se estrena este viernes, 17 de abril de 2020, en las plataformas Salavirtualdecine.com, Movistar+, Vodafone, Rakuten.tv, iTunes y Google Play, ha ganado el premio «Cinéfilos de futuro», que otorga el público joven, en la dieciséis edición del Festival de Cine de Sevilla. 

Basada en vivencias de sus directores, está protagonizada por Zita Hanrot («Fatima»), Alban Ivanov («El gran baño»), Moussa Mansau («Colt 45»), Soufiane Guerrab («Patients») y el debutante Liam Pierron.

Samia es una joven maestra que asume la dirección de estudios en una escuela en la difícil ciudad dormitorio de Saint-Denis, suburbio de París. En su tarea diaria descubrirá los problemas de disciplina y la realidad social que pesa sobre el barrio, pero también la increíble vitalidad y humor tanto de los estudiantes como de sus compañeros docentes. Su complicada situación personal le lleva a interesarse especialmente por Yanis, un inteligente y cínico adolescente que, por pura indolencia, camina hacia un fracaso escolar que será determinante en su futuro, y al que intenta aconsejar para que encuentre algún objetivo en  que comprometerse. 

Los realizadores han optado por la comedia de tópicos (todos), el humor sano del slang barriobajero, personajes  con los que es fácil encariñarse –tanto alumnos como profesores- y también las tensiones entre ambos grupos y la resignación de una juventud que se siente menospreciada desde la cuna y que, haga lo que haga, difícilmente va a conseguir acceder a la igualdad de oportunidades que llena la boca de los políticos de todo pelaje. 

Es evidente que las instituciones son el tema preferido de Gran Corps Malade, aclamado cantautor de slam (poesía declamada en espacios cerrados con música de fondo) de 42 años, quien ha elegido este nombre artístico por su 1,96 de altura y el hecho de estar semiparalítico a causa de un accidente sufrido a los veinte años, cuando era un excelente jugador de baloncesto y en un campamento de verano se tiró al agua en un lugar de poco fondo, dio con la cabeza en una roca y estuvo varios meses en coma. Su primera película, «Patients» (Pacientes), trataba sobre los hospitales y esta de ahora se ocupa de la escuela. 

En el lenguaje profesional, «La vie scolaire», título original del filme que se estrenó en Francia en octubre de 2019, es como se denomina la oficina del Consejero principal de Educación de cada centro escolar, un lugar donde se tratan los problemas de disciplina y los de las relaciones entre alumnos, profesores y personal administrativo 

Ficha

  • «Los profesores de Saint-Denis»
  • Comedia dramática, Francia 2019
  • Duración : 1hora 51minutos
  • Realizadores : Grand Corps Malade y Mehdi Idir
  • Actores : Zita Hanrot, Liam Pierron, Soufiane Guerrab, Alban Ivanov, Moussa Mansaly
  • Producción : Gaumont Films y France 3 TV
  • Distribución : A Contracorriente Films
  • Sinopsis : Un año en una escuela pública francesa. Samia, jhoven supervisora, llega desde su provincia natal a una escula « dificil » en el subirbio paririsno de Saint-Denis. Allí tiene que enfrentarse a los recurrentes problemas de disciplina, pero también a lla realidad social de los adolescentes y a las bromas de los alumnos y otros profesores y vigilantes. 

Deja un comentario