El aceite Virgen Extra es el pilar de nuestra Dieta Mediterránea. En España contamos con innumerables almazaras que producen un Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) increíble, aunque desafortunadamente, no siempre llega al consumidor final.

En realidad, esto sucede porque existen grandes envasadoras (sin escrúpulos) que no dudan en mezclarlos con otros aceites de baja calidad. De este modo llegan al «súper» con precios IMPOSIBLES, incluso por debajo del precio del aceite de oliva en origen.

Cooperativas de aceite de oliva

Directo de la Almazara

Por ello, queremos romper este comercio tóxico y llevar nuestro preciado «Oro Líquido» directamente a la mesa de cada familia. Sólo así eliminaremos intermediarios y garantizaremos un precio justo.

Comprar el mejor aceite de oliva no es sencillo. El precio del aceite puede ayudarnos, ya que por debajo de ocho o nueve euros la botella de 500 ml significa que probablemente no es AOVE.

Guiarse por premios es también bueno, aunque se premian sólo los que se presentan (y suelen ser siempre los mismos), y caros. Existen innumerables pequeñas almazaras que no se presentan, son menos conocidas, ¡pero que tienen unos zumos increíbles!

Lo mejor es conocerlos y aprender a catarlos. Es bastante sencillo. Deben poder beberse en chupitos y dejar un aroma y sabor agradables, afrutado, picante y amargo, pero equilibrado.

Aceite de Cooperativa

De hecho, salvo en las cooperativas, es complicado encontrar ya en el comercio aceite virgen extra FRESCO. Este tipo de aceite es el que tradicionalmente compraban la gente de los pueblos lindantes. Llevaban sus garrafas y «llenaban» … eran otros tiempos. 🙂

Se trataba del zumo de aceitunas sin filtrar («en rama») que salía directamente de los capachos de mimbre. Estos capachos, muy rudimentarios, era lo que se usaba para filtrar los restos de aceituna. Pero, obviamente, no eran muy «finos», y el aceite seguía siendo «turbio».

Extracción en frío

Actualmente, los amantes del AOVE, y de los sabores intensos, los siguen buscando. Además, ahora se extraen en frío y de aceitunas en «envero», con sistemas modernos. De este modo, el zumo es aún más verde y aromático que en la época.

Lo que no cambia es su sensibilidad obligada a la oxidación. El hecho de que no se esté filtrado conlleva directamente que su «vida útil» se acorte.

Efectivamente, son estos mismos «restos» de aceituna que dan ese toque «subido», los que a medio plazo acaban perjudicándolo. ¡No se puede tener todo! 🙂

El mejor aceite de oliva del mundo

Identificar el mejor aceite de oliva se ha convertido en los últimos años, ¡tanto en una tarea apasionante, como complicada!

Del mismo modo que el número de AOVE ha crecido, los concursos también se han multiplicado. Y el problema aparece cuando no todos siguen los mismos criterios de decisión.

Uno de los primeros y más estrictos sigue siendo el Mario Solinas (Madrid). Este concurso sigue las rigurosas normas de la IOC (International Olive Council Madrid).

Y otros concursos importantes, como el Terraolivo (Israel) también siguen estas normas.

Pero del otro lado del Atlántico, los concursos de más prestigio son el NYOOC (New York) y el Los Angeles International Extra Virgin Olive Oil Competition. En ambos casos siguen sus propias normas, no las del IOC.

En cualquier caso, lo importante es que las catas (degustaciones) sean «catas ciegas» y efectuadas por jueces profesionales. Este grupo de catadores valora básicamente tres factores: frutado, amargo y picante, así como otros matices organolépticos.

El problema es que estos matices se van perdiendo conforme se saturan los paladares de los catadores, por lo que el orden de las catas influye inevitablemente en el resultado final.

Por desgracia, estamos viendo proliferar concursos en los que en el panel de cata aparecen degustadores amateurs o incluso personas del mundo de la moda. Si los jueces son buenos y las catas son ciegas, el resultado será justo, y el AOVE premiado será probablemente de alta calidad.

Los concursos de AOVE

Es obvio también que los aceites que compiten en estos concursos disponen de cierto «musculo» financiero.

Hay que saber que estos concursos no son gratuitos para los productores, hay que pagar una cuota para presentarse. Además, duran varios días, por lo que hay que prever viajes y estancias.

Los eventos tienen lugar en diferentes países y ciudades como París, Tokyo, New York, Los Angeles, Jerusalén o Madrid. Estos costes, ciertamente, no los puede asumir cualquier empresa o almazara.

Por ello, seguimos encontrándonos con unos AOVE increíbles que nunca han ganado concurso alguno, básicamente porque nunca se han presentado.

De ahí, iniciativas como AceitedelCampo consiguen dar visibilidad a ambos, los premiados y los no presentados. Al haber tantos certámenes cada año, entre cuarenta y cincuenta por todo el mundo, han aparecido interesantes iniciativas como la WBOO.

Esta empresa (World’s Best Olive Oils), sin ánimo de lucro, resume y pondera los aceites premiados en los principales concursos, generando a su vez un «ganador de ganadores».

De este modo, intenta clarificar, sin sesgos ni intereses particulares, cual es realmente el mejor aceite de oliva de cada campaña. Y de forma paralela, existen guías como la Flos Olei, Iberooleum o Evoleum, que publican en papel sus TOP AOVE, según los criterios de sus creadores (a menudo expertos Sommeliers).

Tienen de hecho especial interés porque, contrariamente a los concursos normales, estas guías si explican y educan al lector sobre los aceites premiados y su entorno. ¡Si nos ceñimos pues a los aceites presentados, vemos con enorme alegría que los mejores aceites de oliva del mundo suelen repetir año tras año y son además españoles!

En realidad, no importa demasiado los tipos de aceite de oliva, sea aceite Arbequina, Hojiblanca, aceite Picual o Cornicabra (las cuatro variedades básicas), e incluso la Acebuche (aceituna silvestre).

De hecho, existen más de 230 variedades de aceitunas, sólo en España, que determinan los diferentes tipos de aceite de oliva. Además, si contamos los Coupage (mezclas de aceitunas de diferentes variedades), el número de combinaciones crece aún más. Pero lo especialmente relevante es como se trata la aceituna en todo el proceso, desde el olivo hasta nuestra mesa.

El mejor aceite de oliva de España

De nuevo es complicado ya que existen fácilmente entre diez o quince marcas que podrían ocupar la primera posición.

Cada año el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentacion (MAPA) otorga los Premios Alimentos de España.

Lo que sí es habitual es que sean las mismas marcas las que repiten primeros puestos año tras año.

No es sorpresa pues encontrar almazaras con AOVE como Oro del Desierto, Knolive, Castillo de Salvatierra o Almazaras de la Subbética.

Estas serían efectivamente las marcas de aceite de oliva que están un paso por delante en cuanto a la calidad de sus aceites de oliva.

Recordemos que los «Premios Alimentos de España» reconocen la labor desarrollada por empresas y profesionales que se han distinguido por producir, ofrecer y divulgar los alimentos de calidad españoles, así como su contribución al desarrollo del sector alimentario español de forma sostenible y eficiente.

Para nuestra salud

Fue que el doctor Gary Beauchamp, casi de casualidad, quien descubrió hace ya unos años el Oleocanthal. Un polifenol ciertamente especial, sólo presente, y en cantidades mínimas, en el Aceite Virgen Extra.

Esperamos que en algún momento surjan iniciativas farmacéuticas en el desarrollo de medicamentos y tratamientos, basados en estos esperanzadores resultados.

Por desgracia, la presión a la que están sometidas estas empresas dificulta que inicien proyectos de esta envergadura sin una visibilidad clara de rentabilidad.

Por desgracia también, desde hace ya un par de décadas, estamos sufriendo la influencia de la comida «americana», en la que priman las grasas hidrogenadas y los carbohidratos. Nos empezamos pues a «atiborrar» de hamburguesas, queso, patatas fritas, sodas azucaradas, pizzas y pasta.

Combatir la obesidad

Por ello, tampoco sorprende que la obesidad, tanto infantil como en adultos, se haya disparado en los últimos años. Esto unido a que hacemos cada vez menos ejercicio físico y pasamos demasiado tiempo pegados a tablets y móviles…

Si queremos recuperar nuestra salud y vivir más y mejor, debemos volver a la Dieta Mediterránea, comer menos y mejor. El aceite virgen extra, a pesar de ser altamente calórico, es también altamente saciante, por lo que al final comemos menos.

¡En cambio, los azúcares refinados de algunos alimentos industriales generan puntas de insulina que se «comen» rápidamente la glucosa de la sangre y nos hace tener hambre de nuevo al poco tiempo!

Comprar aceite de oliva online

Es una excelente opción, siempre que nos alejemos de las páginas tipo Amazon, donde cualquiera sube «cualquier cosa», sin ningún control ni información. Estas plataformas saben poco o nada de aceite de oliva… 🙂

Tampoco aconsejamos comprar en aquellas «multiproducto», en las que compras aceite de oliva, pimientos, albaricoques, etc… Creemos que comprar aceite de oliva virgen extra es ya bastante complicado como para añadir más productos.

La realidad es que no hay muchas como AceitedelCampo, y debería haber más. Así se darían cuenta los productores que existe «una vida» más allá de las grandes distribuidoras, que les compran el aceite prácticamente a coste… 🙁

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario