Los conductores aceptan limitar la velocidad en las calles a treinta kilómetros por hora

0
25
El límite mayoritario de velocidad en las ciudades españolas será 30 km/h | © Intras
El límite mayoritario de velocidad en las ciudades españolas será 30 km/h | © Intras

La mayoría de los conductores españoles -concretamente, el 62 por ciento- está a favor de que se reduzca a 30 kilómetros hora el límite de velocidad en las calles de un único carril por sentido de circulación, algo que será una realidad en España partir del próximo 11 de mayo.

Esta es una de las principales conclusiones del ‘Estudio de movilidad segura y sostenible’, impulsado por el Centro de Estudios Ponle Freno-Axa y elaborado por Kantar Insights entre septiembre y octubre de 2020 a partir de una encuesta de más de cincuenta preguntas a 4004 conductores sobre aspectos sobre hábitos en los desplazamientos y movilidad segura, sostenible, accesible y conectada, informa Servimedia.

El estudio fue presentado este lunes en una rueda de prensa telemática por el secretario técnico del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA, Javier Olave, y en la que también participaron el director general de Tráfico, Pere Navarro; el director general de Atresmedia TV, Javier Bardají, y el director general del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA y de la Fundación AXA, Josep Alfonso.

El trabajo incluye una pregunta dedicada a la reducción del límite a 30 km/h en las calles de un carril por sentido de circulación, que será una realidad el 11 de mayo 2021 después de que la Dirección General de Tráfico (DGT) trabajara en esta iniciativa durante meses después de que los ayuntamientos de Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Valencia y Zaragoza informaran de que ya habían implantado el límite de 30 km/h y querían que este organismo les diera «cobertura» a tal medida, según apuntó Navarro.

Así, el 62 por ciento de los conductores encuestados se muestra partidario del límite a 30 km/h en las calles de un carril por sentido de circulación (el 66 por ciento entre las mujeres y los jóvenes de 18 a 34 años), mientras que esa medida cuenta con el rechazo del 38 por ciento de los automovilistas (un 44 por ciento en Madrid y un 41 por ciento hombres).

Para Navarro, la reducción a 30 km/h en las calles de un único sentido de circulación es de «un sentido común aplastante. El ciudadano lo ha entendido como una cosa normal y razonable», añadió.

Hábitos de movilidad

Por otro lado, el estudio destaca que la pandemia de la COVID-19 -enfermedad causada por el último coronavirus- ha cambiado los hábitos de desplazamiento de los ciudadanos, ya que un 35 por ciento de los conductores utiliza ahora más su coche particular y un 18 por ciento va más en vehículo de movilidad personal (patinete eléctrico, por ejemplo), y un 46 por ciento viaja menos en transporte público y un 29 por ciento coge menos taxis o vehículos de transporte con conductor a partir de plataformas como Cabify o Uber.

Un 24 por ciento de las personas consultadas cree que la seguridad en los desplazamientos ha mejorado en el último año y un once por ciento considera que ha empeorado, en tanto que un 33 por ciento considera que habrá más accidentes de tráfico en los próximos cinco años y un 20 por ciento, que se reducirán.

El 55 por ciento de los conductores considera suficiente el número de radares en sus ciudades, en tanto que un 23 por ciento lo ve excesivo y un 21 por ciento cree que es insuficiente.

Un 43 por ciento señala que la formación de los nuevos conductores en las autoescuelas no es buena y algunas medidas que cuentan con mayor aceptación es el uso de recursos audiovisuales en autoescuelas, obtener puntos adicionales en el carné con cursos de conducción segura, que haya un mínimo de clases prácticas, restringir el permiso de conducir en función de la edad previo examen psicotécnico y que haya ocho horas presenciales de forma obligatoria en la autoescuela.

Otros tipos de movilidad

Con respecto a la movilidad sostenible, el 85 por ciento de los encuestados considera que la contaminación de los vehículos es un problema y casi la mitad (46 por ciento) afirma que su ayuntamiento no está tomando medidas para reducirla.

En relación con la etiqueta medioambiental de los vehículos, el 50 por ciento de los conductores dice no tenerla puesta en su vehículo (de ellos, el 54 por ciento no quiere ponerla).

Sobre la utilidad de las etiquetas, un 70 por ciento destaca su uso para reducir o restringir la movilidad de ciertos vehículos, un 60 por ciento para tener conciencia del grado de contaminación del vehículo, un 64 por ciento como orientación para elegir un modelo de coche y un 55 por ciento considera que su finalidad es recaudar dinero o multar.

En el apartado de movilidad accesible, el metro es el transporte público más valorado (con 6,21 puntos sobre 10), por delante del autobús (6,12) y los trenes de cercanías (5,85). En general, todo el transporte público aprueba, incluido el alquiler de bicicletas.

Un 48 por ciento de los conductores cree que su ciudad es accesible para las personas con movilidad reducida y un 40 por ciento, que es segura para desplazamientos a pie de los niños.

Respecto a la movilidad conectada, el 52 por ciento de los conductores cree que no hay suficiente información sobre el tráfico en tiempo real, lo que podría solucionarse con aplicaciones que ayuden a mejorar la movilidad y a planificar mejores rutas y más rápidas, ante lo que los conductores estarían dispuestos a ceder sus datos personales.

De las ‘apps’ disponibles, los sistemas de navegación son los más utilizados (76 por ciento), seguidos del pago en aparcamientos regulados y del uso del transporte público (44 por ciento), frente al uso minoritario tanto del alquiler de vehículos como de los agregadores de movilidad, en torno a un 15 por ciento.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario