El clásico « Lo que el viento se llevó », retirado hace unos días de la plataforma de pago HBO tras las acusaciones de presentar una visión romántica y edulcorada de la esclavitud en el sur de Estados Unidos durante la Guerra de Secesión, a finales del siglo diecinueve, ha regresado a la plataforma acompañado de dos vídeos que recuerdan el tiempo y el contexto en que fue rodado, informa France Télévisions.  

La retirada del  largometraje que dura casi cuatro horas, realizado por Víctor Fleming en 1939 y ganador de ocho Oscar en 1940, se produjo porque presenta a los criados de la casa, esclavos negros, como muy satisfechos de su condición.

Los responsables del canal, que no podían renunciar a tener en su catálogo una de las películas más famosas de la historia del cine, y también la que más dinero lleva recaudado en su cerca de un siglo de existencia, la acompañan ahora de un vídeo-introducción de cuatro minutos y otro de la grabación de una mesa redonda sobre la película, que tuvo lugar en el festival Turner Classic Movie (TCM) en 2019. 

En la introducción, Jacqueline Stewart, profesora de estudios cinematográficos en la Universidad de Chicago y animadora del festival, asegura que «Lo que el viento se llevó», protagonizada por Vivien Leigh y Clark Gable, «presenta el Sur estadounidense de antes de la guerra como un mundo de gracia y belleza sin reconocer la brutalidad de la esclavitud en que se basaba». 

Recordando que en la ceremonia de entrega de los Oscar de 1940, la actriz negra Hattie McDaniel -quien en la película encarna a la criada de la protagonista Scarlett O’Hara, primera actriz afroamericana ganadora del premio a la mejor secundaria- tuvo que sentarse al fondo de la sala y aislada del resto de reparto, todos actores blancos, a causa de la segregación racial de la época, Jacqueline Stewart añade que «Lo que el viento se llevó» es una película «que tiene una importancia cultural innegable. Se trata no solo de un documento de referencia sobre las prácticas racistas de Hollywood en el pasado, sino también de una obra de cultura popular que habla abiertamente de las desigualdades raciales que, desgraciadamente, persisten tanto en los medios de comunicación como en la sociedad en general de hoy en día». 

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario