La capital portuguesa, Lisboa, cuenta desde el 1 de junio 2022 con una nueva instalación museística, vinculada a su pasada monarquía, el Museu do Tesouro Real, situado en el ala oeste del Palacio Nacional da Ajuda (Calçada da Ajuda, 1300-012 Lisboa) en la que por primera vez se exhiben en su propio hogar de forma permanente las joyas de la Corona y de la joyería real portuguesa, con una colección que supera las mil piezas.

La singular colección de incalculable valor patrimonial está formada por raras y valiosas joyas, insignias y condecoraciones, monedas y piezas de joyería civil y religiosa, como la corona, el cordón esmeralda de Mariana Victoria de Borbón (1718-1781) o la caja de tabaco encargada por el rey José I (1714-1777) al orfebre del rey de Francia en el siglo dieciocho.

Todos estos símbolos de poder y objetos personales de lujo representan una de las colecciones más importantes del mundo, por su tamaño, rareza y calidad, y cuentan la historia vivida en Portugal desde que el Palacio Nacional da Ajuda que alberga este Museo se convirtiera en la última residencia real.

El Museu do Tesouro Real destaca el valor artístico y simbólico de las piezas, explicando su papel al servicio de la monarquía, en las funciones ceremoniales de representación del poder real, en la devoción real, en la actividad diplomática y en el coleccionismo del siglo diecinueve, así muestra una profunda aproximación al origen y recorrido de las piezas que la componen.

La exposición permanente de este nuevo espacio se divide en once secciones: oro y diamantes de Brasil, monedas y medallas de la Corona, joyas de la colección del Palacio Nacional da Ajuda, órdenes honoríficas, insignias reales, objetos de uso civil en plata tallada, colecciones privadas, ofrendas diplomáticas, capilla real, vajilla de Germain y viajes del tesoro real.

La primera sección, ‘Oro y Diamantes de Brasil’, está formada por ejemplares en bruto de los metales y piedras preciosas que simbolizan dos importantes monopolios de la Corona: la extracción de oro y diamantes en Brasil.

En la segunda se exhibe el conjunto de monedas y medallas de la Corona, muy utilizadas por las casas reales como instrumentos y soportes de propaganda, prestigio y poder. La tercera incluye las joyas del Palacio Nacional da Ajuda, pertenecientes al Estado, y las de las antiguas colecciones privadas de los diferentes miembros de la realeza portuguesa entre los siglos diecisiete y veinte.

El cuarto núcleo está dedicado a las Órdenes Honoríficas y reúne un conjunto único a nivel nacional, testimonio secular de las intensas relaciones internacionales de la corte portuguesa y de la importancia histórica de estos instrumentos de soberanía y diplomacia. El quinto presenta las ‘Insignias Reales: Objetos Rituales de la Monarquía’, donde destacan las condecoraciones de las Tres Órdenes Militares -Cristo, Avis y Santiago-, la corona real, los cetros y los dos mantos subsistentes.

La sexta sección está dedicada a los objetos en plata tallada de uso civil y, la séptima, a las antiguas Colecciones Privadas del rey Fernando II (1816-1885) y su hijo, Luís I (1838-1889), con otras piezas de plata de uso civil. En la octava se exhiben las Ofertas Diplomáticas surgidas a lo largo de los siglos.

Las ceremonias religiosas se evocan en la novena sección dedicada a la Capilla Real, con una selección de utensilios y paramentos litúrgicos, entre los muchos que formaban parte del antiguo patrimonio de la Corona. Destaca la espectacular vajilla Germain del décimo apartado, llamada así porque fue encargada al orfebre François-Thomas Germain (1726-1791) tras el terremoto de 1755.

El último núcleo, llamado Viagens do Tesouro Real, pretende dar a conocer la movilidad del tesoro que habitualmente acompañaba al rey, tanto en sus momentos de gloria y actos solemnes como en sus vicisitudes.

La colección se alberga en una de las mayores cajas fuertes del mundo -cuarenta metros de largo, diez metros de ancho y diez metros de alto-, de tres plantas, equipada con sofisticados equipos de seguridad y videovigilancia, ventanas con control de temperatura y humedad así como cristales antibalas. El coste del nuevo Museo es de 31 millones de euros.

El museo, cuyo billete de entrada es de diez euros, cuenta con descuentos especiales para niños, jóvenes y mayores, colegios, familias y grupos. Estará abierto todos los días de la semana, de 10 a 19 horas en verano y de 10 a 18 horas en invierno.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y el Sáhara Occidental. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta el último en 2019. Gran aficionado al ajedrez y amante de Portugal. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario