El Gobierno de Italia planea aplicar en 2023 un impuesto extraordinario del cincuenta por ciento sobre los ingresos excedentes de las empresas de energía que se han beneficiado del aumento de los precios del petróleo y el gas, informa Reuters.

De acuerdo con la agencia, el gravamen tiene una tasa equivalente al cincuenta por ciento de la parte de los ingresos corporativos de 2022 que sea al menos un diez por ciento superior al ingreso promedio informado entre 2018 y 2021.

Además, el impuesto tendrá un tope del veinticinco por ciento del valor de los activos netos de cada empresa al cierre de 2021.

Alrededor de siete mil productores y comercializadores de electricidad, gas natural y derivados del petróleo deberán pagar el nuevo tributo hasta mediados de 2023.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario