Los ingresos por cotizaciones a la Seguridad Social continúan aumentando gracias a la mejora del empleo. En concreto, en los ocho primeros meses del año se ha registrado un incremento de 7613 millones hasta alcanzar los 92.655 millones de euros (un 9 por ciento más que un año antes), informa La Moncloa.

En comparación con los datos del último ejercicio que no estuvo afectado por la pandemia, 2019, el incremento de las cotizaciones es del 12,7 por ciento (10.428 millones de euros más). De esta forma, la cifra de los ingresos por cotizaciones sociales alcanza su máximo histórico en los últimos quince años, en el acumulado enero-agosto.

El crecimiento de las cotizaciones supera en 2,5 puntos porcentuales el incremento del gasto en pensiones en el período enero-agosto, contribuyendo con ello a reducir el déficit del sistema, cuantificado a 31 de agosto de 2022, de 287 millones de euros.

En estos ocho meses, además, las cotizaciones de desempleados se cifran en 5519 millones de euros, registrando una disminución del 7,9 por ciento (475 millones de euros menos) como consecuencia del descenso del número de parados.

Este aumento viene impulsado por la evolución de los ingresos por cotizaciones de ocupados que experimentan un incremento interanual del 10,2% hasta alcanzar los 87.146 millones de euros (8.088 millones de euros más).

Gastos no financieros

Por el lado del gasto, las prestaciones económicas a familias e instituciones alcanzaron 114.234 millones, un 4,5 por ciento más que en el mismo periodo de 2021. Esta cifra representa un 93,9 por ciento del gasto total efectuado en el sistema de Seguridad Social.

La mayor partida, 105.051 millones, corresponde a pensiones y prestaciones contributivas, con un aumento de un 4,4 por ciento.

En un análisis detallado, el gasto en pensiones (incapacidad permanente, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) se incrementa un 6,5 por ciento hasta los 92.979 millones de euros, debido al aumento del número de pensionistas (0,9 por ciento), a la elevación de la pensión media (5,3 por ciento), así como a la revalorización general del 2,5 por ciento para las pensiones contributivas en cumplimiento de la nueva ley, que garantiza el poder adquisitivo de las pensiones.

Respecto a los subsidios de incapacidad temporal, el gasto total aumenta un 8 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, hasta alcanzar los 8886 millones de euros, mientras las prestaciones por nacimiento y cuidado de menor, corresponsabilidad en el cuidado del lactante, riesgo durante el embarazo y durante la lactancia natural y cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad se incrementan interanualmente el 13,5 por ciento hasta alcanzar los 2513 millones.

Las pensiones y prestaciones no contributivas, incluidos los complementos por mínimos de las pensiones contributivas, alcanzan los 9184 millones de euros, un 6,3 por ciento más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, motivado por la revalorización general del 3 por ciento para pensiones mínimas y no contributivas.

De dicho importe, se destina a pensiones no contributivas y complementos por mínimos 6217 millones (un 3,7 por ciento más), y a subsidios y otras prestaciones 2967 millones, de los cuales 2797 millones de euros corresponden a Ingreso Mínimo Vital y prestaciones familiares, un 12,5 por ciento más respecto del año anterior, debido principalmente al incremento transitorio del 15 por ciento del importe del ingreso mínimo vital que se aplica desde el mes de abril.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario