«La voluntaria»: No basta con tener buenas intenciones

0
1020

En efecto, no basta con tener buenas intenciones ni para enrolarse como voluntaria en un campamento griego de refugiados sirios, ni tampoco para hacer una película sobre alguien que quiere aportar sus conocimientos y su ayuda en un campamento griego de refugiados sirios. 

De esto va «La voluntaria»[1], la nueva película de la directora Nely Reguera (‘María y los demás’), protagonizada por Carmen Machi (‘Ocho apellidos vascos’, ‘La tribu’)  e Itsaso Arana (‘La Virgen de Agosto’) en los papeles de la mujer que se apunta a trabajar como voluntaria y la responsable de la ONG donde va a prestar sus servicios, y de las muchas contradicciones que plantea el empeño. 

Marisa es una doctora jubilada que decide viajar como voluntaria a un campo griego de refugiados donde supone que necesitan gente como ella. Nada más llegar se da cuenta de que aquello no es lo que pensaba, y de que tiene que «obedecer» a las funcionarias de la ONG que organiza el campamento, que tienen establecidas unas reglas y unos principios básicos. La aparición de Ahmed, un niño huérfano que deambula solo por las tiendas, le lleva a infringir esas reglas y también a crear unas expectativas en el pequeño, imposibles de satisfacer. La historia patina totalmente en el último tramo.

Evidentemente es una película de denuncia social porque retrata la realidad de unas personas vulnerables que llaman a las puertas de Europa buscando una ayuda (trabajo, refugio, seguridad…) que no siempre van a encontrar, aunque se centra en los sentimientos encontrados de la mujer que cree que para ayudar basta con quererlo; algo que, ante la enormidad de la situación de desamparo en que se encuentran los miles de personas que están aparcadas en el campamento esperando un futuro, es algo que francamente carece de interés. 

  1.  «La voluntaria» se estrena en Madrid el viernes 10 de junio de 2022
Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario