El pleno del Parlamento Europeo aprobó este 25 de noviembre 2021 la solicitud de España para recibir apoyo del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización para trabajadores desplazados (FEAG), reconociendo que «la pandemia de COVID-19, las estrictas medidas de confinamiento aplicadas en el segundo trimestre del 2020 y la posterior escasez de suministros y materias primas ha afectado negativamente al sector metalúrgico del país».

Los eurodiputados señalan que la solicitud de financiación hace referencia a 491 trabajadores despedidos y que España espera que, del total de beneficiarios elegibles, 300 participarán en las medidas.

La ayuda abarcará desde la orientación profesional y la asistencia individualizada en la búsqueda de empleo hasta la adquisición de nuevas habilidades, formación profesional y en el trabajo, y el apoyo y la financiación para empezar un negocio.

El coste total estimado de las medidas de apoyo es de 1,4 millones de euros, de los cuales el FEAG contribuirá en un 85 por ciento (1,2 millones de euros). El servicio público vasco de empleo (Lanbide) cubrirá el importe restante.

Eider Gardiazabal

El informe preparado por Eider Gardiazabal (S&D, España) salió adelante con 662 votos a favor, 30 votos en contra y 3 abstenciones.

Bajo el nuevo reglamento FEAG 2021-2027, el Fondo continuará apoyando a trabajadores y autónomos cuya actividad ha cesado.

La nueva normativa extiende el apoyo a más personas afectadas por la reestructuración de sus puestos de trabajo o su sector: son elegibles todo tipo de sucesos imprevistos que conduzcan a una reestructuración, incluyendo los efectos económicos de la crisis del COVID-19, así como grandes tendencias económicas como la descarbonización y la automatización.

Los Estados miembros pueden solicitar financiación de la UE cuando al menos doscientos trabajadores pierdan su empleo dentro de un período de referencia específico.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario