La Comisión Europea ha informado de que invertirá 2,5 millones de euros en la formación de unos diez mil sanitarios para que puedan incorporarse a labores de cuidados intensivos si, eventualmente, se necesitaran refuerzos por los casos graves de coronavirus.

La formación será sufragada por el Instrumento de Ayuda de Emergencia para que personal sanitario no intensivista pueda prestar su ayuda y asistencia a las unidades de cuidados intensivos (UCI) cuando sea necesario.

Esto permitirá, según la Comisión Europea, «aumentar la disponibilidad del personal cuando sea necesario un refuerzo rápido, puntual e importante de la capacidad de las UCI», informa Servimedia.

La COVID-19 afectó de manera significativa a la disponibilidad de camas de hospital durante los primeros meses de la pandemia, produciendo un aumento de la demanda de camas de UCI de entre el treinta y el cuarenta por ciento.

Esto saturó los recursos disponibles en las unidades de cuidados intensivos y muchos sanitarios tuvieron que ejercer de intensivistas.

De este programa de formación, que se aplicará de manera equitativa en toda la UE y se desplegará entre agosto y diciembre de 2020, se beneficiarán un mínimo de mil hospitales y diez mil médicos y enfermeros.

La comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, reafirma así su «compromiso de apoyar a los sanitarios que trabajan en primera línea en toda Europa, proporcionándoles formación médica esencial para garantizar que cuenten con los conocimientos necesarios para ayudar».

La Comisión Europea ha creado también como parte de la respuesta a la crisis del coronavirus unas redes virtuales de médicos que trabajan con pacientes infectados.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario