La Real Sociedad Canina de España (RSCE1) ha hecho pública una comunicación en la que insiste en solicitar a la Administración la identificación obligatoria de las mascotas a través de un microchip, como primer paso para luchar de forma eficaz contra el abandono, y destaca que los cincuenta mil cachorros que de media se inscriben al año en el Libro de Orígenes Español (LOE) están obligados a ello, por lo que ya se trata de una medida extendida y compartida por los criadores españoles.

Esta comunicación de la Real Sociedad Canina de España (RSCE) se sustenta en las cifras difundidas por la Fundación Affinity, que indican que cada hora se abandonan en España quince perros sin identificar. En concreto, señala que cada año se dejan a su suerte 120.000 perros sin identificar mediante microchip de los 162.000 abandonos totales, lo que supone que tres de cada cuatro canes abandonados no disponen de identificación.

La RSCE sostiene que este hecho impide que se pueda localizar a la persona que abandona un perro e imponerle la correspondiente sanción, aumentando así el sentimiento de impunidad que hay en España respecto al abandono de mascotas, y añade que, de esta forma, aumenta el número de animales que pasan a engrosar las filas de los candidatos a adopción, lo que supone un gasto para protectoras, refugios y servicios de recogida de más de un millón de euros al año solo en poner el microchip a estos animales.

De esta forma, los perros de raza apenas sufren abandono, pues están a identificados al cien por cien en sus respectivas comunidades autónomas y en el propio registro de la RSCE. Algo que no solo permite encontrar a su criador o tutor, sino también su origen, antecedentes familiares y datos sanitarios.

Los criadores, fundamentales para evitar abandonos

Pero, además, los criadores responsables son claves para frenar el abandono desde la raíz, ya que actúan como asesores e informadores de las personas que quieren incorporar una mascota a su vida, ayudando a que haga la elección correcta que se adapte a su rutina y características, lo que minimiza la posibilidad de que esa unión entre tutor y mascota fracase.

Además, en caso de que los tutores finalmente no puedan hacerse cargo de sus perros, los criadores lo hacen en su lugar, evitando que acaben en la calle. Los perros de raza, por otra parte, son seleccionados desde hace siglos por su morfología, temperamento y utilidad, por lo que es posible de antemano saber cómo será el perro en el futuro, adaptando así sus características a las circunstancias de cada persona.

Así, la Canina reivindica de nuevo la labor de los criadores responsables para frenar los abandonos y la necesidad de que cuenten con una legislación única que evite que estén en el limbo legal que viven hoy, con distintas normativas en cada Comunidad Autónoma.

Para la RSCE, estas deben ser dos de las claves de la futura Ley de Bienestar Animal que el Gobierno prepara, así como un aumento de las sanciones y penas por maltrato y abandono: «Los abandonos de mascotas son una de las mayores lacras de la sociedad y cada año, tristemente, crecen, por lo que entre las administraciones y los criadores y amantes de los animales tenemos que ponerle freno primero a través de la ley, y después haciendo pedagogía y creando cultural animal», señala Julián Hernández, presidente de la Canina.

  1. Desde 1911, la Real Sociedad Canina de España vela por el bienestar y conservación del animal más preciado para el hombre y vuelca sus esfuerzos en garantizar que, concretamente, las razas caninas, patrimonio antropológico, cultural e histórico, sigan cumpliendo la imprescindible labor que hacen en nuestra sociedad desde siempre: como animal de compañía, de salvamento, de protección, de prevención o de guía, entre otras funciones.
  2. En junio del 2022, la RSCE celebrará en Madrid la Exposición Mundial Canina (World Dog Show), en colaboración con IFEMA, el evento canino más relevante a nivel internacional y que concitará a más de 25.000 perros en la capital de España, para promover el papel esencial que tienen los perros de raza en la sociedad y la necesidad de conservar su legado.
Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario