La Asociación Vecinal Manzanares-Casa de Campo y la Plataforma Salvemos la Casa de Campo informan de que desde que el 24 de junio 2021 se iniciara el nuevo espacio de ocio Mad Beach Club en el recinto ferial de Puerta del Ángel, en la Casa de Campo, los niveles de ruido soportados por las personas de los barrios colindantes se han visto incrementados notablemente, con diferente intensidad en días de diario y fin de semana, desde la tarde a la noche.

Indican que con el marketing basado en ofrecer un poco de playa en Madrid, el Ayuntamiento continúa promoviendo un modelo de ciudad basado en grandes eventos, en las terrazas y la hostelería, en el turismo y el sector servicios, «sin atender las graves carencias que sufren nuestros barrios y en ocasiones a nuestra costa».

Consideran que los niveles de ruido soportado en sus barrios son excesivos, algo que se extendería hasta el 15 de septiembre, cuestionando que se estén respetando los índices de ruido de las áreas residenciales cercanas al recinto ferial.

Exponen que existe sobrada documentación de cómo puede afectar negativamente la exposición continuada al ruido a la salud, por lo que muestran su rechazo a esta situación.

Detallan que el Mad Beach Club se encuentra en la Casa de Campo, Bien de Interés Cultural, por lo que debe respetarse esta calificación en los usos que se hagan del entorno y atender las graves consecuencias de la exposición al ruido también afectarán a este entorno natural, y apuntan que es importante revertir la gestión de este espacio de Madrid Destino a la Dirección General de Gestión del Agua y Zonas Verdes, «más acorde a los usos que entendemos adecuados para la Casa de Campo»

No se trata únicamente del ruido, sino que el aumento de tráfico rodado motivado por el transporte de mercancías y la afluencia de personas incide en un aumento de la contaminación en este paraje natural con sus consiguientes efectos negativos en la Casa de Campo, por lo que debería limitarse la entrada de vehículos.

Por todo ello rechazan la autorización especial que eleva el nivel de ruido hasta los ochenta decibelios y solicitan una inmediata medición con actas de ruido en diferentes puntos de la Casa de Campo y las zonas residenciales colindantes, divididas en los distritos de Moncloa-Aravaca, Latina y Arganzuela, pocediendo a una inmediata reducción de estos niveles en caso de que excedan la normativa.

La AV Manzanares-Casa de Campo y la Plataforma Salvemos la Casa de Campo han solicitado al Ayuntamiento toda la documentación relativa a los permisos y estudios efectuados para poder poner en marcha este espacio de ocio, para poder cotejar la legalidad del proceso.

En caso de no atenderse estas reivindicaciones, plantean nuevas actuaciones para ser tenidos en cuenta «porque el disfrute de unos pocos no se produzca a costa del descanso, la tranquilidad y la salud de muchos y de nuestra Casa de Campo».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario