Las graves consecuencias de «Filomena» sobre el arbolado urbano se explican por la mala salud de estos árboles, derivada de la falta de espacio para desarrollarse, la ubicación errónea de algunos ejemplares, la inadecuada selección de especies, la falta de cuidados y los inapropiados métodos de mantenimiento, explica la Plataforma por el Entorno Natural de Tres Cantos.

La nevada del 8 y 9 de enero ha afectado gravemente al arbolado urbano de Tres Cantos y otros municipios con igual sistema de gestión de sus parques en la Comunidad de Madrid, en la que un gran número de árboles han perdido una parte importante de su copa o incluso han caído al ser incapaces de soportar el peso de la nieve acumulada.

Esto no sólo supone un riesgo para personas y edificios, sino que también implica un gran coste en trabajos de jardinería y arboricultura. Además de la magnitud de los daños y la cantidad de árboles afectados, el coste se incrementa debido a que la mayoría de los ayuntamientos ha externalizado los servicios de jardinería y mantenimiento urbano.

Una combinación de especies no originarias de esta parte de Europa, que necesitan gran cantidad de agua para mantenerse saludables en esta zona climática y años de gestión del arbolado urbano deficiente, han dado lugar a ejemplares débiles con troncos demasiado desnudos, copas desequilibradas y raíces poco profundas.

Recuerda la Plataforma que los efectos de esta falta de salud ya eran evidentes antes de la nevada, con un número creciente de árboles muertos por vendavales o sequías prolongadas, debilitados como consecuencia de una arboricultura agresiva y del aumento de zonas embaldosadas en los jardines urbanos. 

Se necesita una gestión adecuada de los parques y jardines para hacer frente a futuros eventos climáticos extremos, que se prevén más frecuentes en los próximos años.

Sería gestión más eficiente y mucho menos costosa por utilizar especies autóctonas, que necesitan menos cuidados, junto con una buena planificación de podas regulares que optimicen la geometría de los árboles.

«El gran presupuesto necesario para mantener jardines a lo largo de la superficie de Tres Cantos se puede reducir drásticamente empleando especies más adecuadas, aprovechando la vegetación natural y potenciando sus valores ecológicos», señala la Plataforma.

Estos pequeños cambios en la gestión ayudarían al arbolado a soportar de mejor forma fenómenos meteorológicos como Filomena, y desde la Plataforma por el Entorno Natural de Tres Cantos instan al Ayuntamiento a:

  • Adoptar un modelo de gestión natural de nuestros espacios verdes y económicamente mucho más barato que garantice su uso y disfrute por parte de la ciudadanía de Tres Cantos, y la persistencia en el tiempo de sus valores naturales. 
  • Abordar una evaluación cuantitativa y cualitativa de acceso público de los daños producidos por la borrasca Filomena.
  • Actuar en el marco de la Ley 8/2005 de Protección del arbolado urbano con estricto cumplimiento de sus preceptos.
Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario