La participación, el talón de Aquiles de la izquierda en Madrid

Ángel Gabilondo en el Debate del Estado de Madrid celebrado el 15 de septiembre de 2020. Gabilonfo fue el candidato más votado en las elecciones a la Asamblea de Madrid, pero la izquierda no obtuvo diputados suficientes para formar gobierno.

El Partido Popular ha consolidado su dominio en Madrid mediante una movilización eficaz de su electorado y una desmovilización del voto progresista, un fenómeno que se refleja en una significativa disparidad en la participación electoral entre los barrios conservadores y los progresistas.

Este análisis de Juan José Azcona Olóndriz en Nueva Tribuna revela cómo esta dinámica ha contribuido al triunfo sostenido de la derecha en la región.

Azcona destaca que la participación en los barrios conservadores supera en aproximadamente treinta puntos a la de los barrios progresistas.

En zonas de alto nivel de renta como Chamartín, la participación oscila entre el 79,69 y el 83,75 por ciento, con una aplastante mayoría de votos para PP y Vox.

En contraste, en barrios de menor renta como Villaverde, la participación varía entre el 46,48 por ciento y el 57,84 por ciento, con resultados ajustados para la izquierda. Esta diferencia es letal para las aspiraciones de gobierno de la izquierda en Madrid.

El autor observa que los votantes conservadores acuden a las urnas con convicción y entusiasmo, mientras que los votantes de izquierda muestran menos entusiasmo y mayor escepticismo. Las campañas que difunden la idea de que «todos los políticos son iguales» han desmovilizado especialmente al electorado de los barrios pobres y de clase media baja. Esta desmovilización se traduce en menores niveles de participación electoral en estos barrios.

La clave, según Azcona, es centrar los esfuerzos en movilizar a los votantes que se benefician de las políticas de izquierdas. Esto implica preguntar a los abstencionistas sobre sus motivos y hacer análisis cualitativos para entender mejor sus necesidades y preocupaciones. Solo con un esfuerzo concertado y basado en un análisis profundo se podrá revertir la situación actual.

A pesar de los desafíos, Azcona mantiene que hay esperanza para la izquierda. La división en tres candidaturas ha perjudicado a las fuerzas progresistas, pero con tiempo hasta las próximas elecciones municipales y autonómicas en 2027, hay margen para reflexionar sobre los errores y unificar esfuerzos. Iniciar un proceso de análisis y elaboración de propuestas políticas efectivas es esencial para movilizar al electorado de izquierdas.

Propuestas de Azcona:

  1. Hacer estudios sociológicos cualitativos para entender la abstención.
  2. Centrar el discurso en temas sociales y económicos relevantes.
  3. Destacar y poner en valor las medidas aprobadas que benefician a la mayoría social.
  4. Elaborar una propuesta política unificada para movilizar el voto progresista.
  5. Contrarrestar el discurso desmovilizador con hechos y soluciones a problemas vitales como la vivienda.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe un comentario
Escribe aquí tu nombre