Los acuerdos bilaterales, las prohibiciones de exportación, el nacionalismo y la diplomacia de las vacunas están provocando distorsiones en el mercado, con grandes desigualdades en la oferta y la demanda, asegura la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuyo mecanismo para un reparto equitativo de las vacunas ha llevado ya 32 millones de dosis a 61 países. Sin embargo, se necesitan muchas más para acelerar la lucha contra la pandemia. Por ello, piden a los países ricos que donen tantas vacunas como puedan.

A principios de 2021, el director general de la Organización Mundial de la Salud , Tedros Adhanom Ghebreyesus, instó a los todos los países para que trabajasen juntos en garantizar que la vacunación empezara en todas las naciones y rincones del planeta dentro de los primeros cien días del año.

Este viernes 26 de marzo 2021, en la rueda de prensa bisemanal sobre el estado de la pandemia en el mundo, el doctor Tedros informó de que 177 países han iniciado la vacunación y resaltó que, en solo un mes, el mecanismo COVAX de la agencia de la ONU ha distribuido más de 32 millones de vacunas a 61 países, tras lo cual que declaró: «COVAX funciona».

Sin embargo, aún quedan quince días para que se cumplan los primeros cien días del año, y 36 países todavía están esperando para comenzar a vacunar a los trabajadores de la salud y las personas mayores. De ellos, dieciséis están programados para recibir sus primeras dosis de COVAX dentro de los próximos quince días. Eso deja a veinte países que están listos pero esperando las vacunas.

Por todo ello, «COVAX está listo para entregar vacunas, pero no podemos entregar las vacunas que no tenemos», afirmó Tedros.

«Como saben, los acuerdos bilaterales, las prohibiciones de exportación, el nacionalismo de las vacunas y la diplomacia de las vacunas han provocado distorsiones en el mercado, con grandes desigualdades en la oferta y la demanda», dijo antes de explicar que «el aumento de la demanda de vacunas ha provocado retrasos en la obtención de decenas de millones de dosis con las que contaba COVAX».

Lograr que todos los países comiencen antes de los cien días del año es un problema con solución. Se necesitan diez millones de dosis de inmediato como una medida provisional urgente para que estos veinte países puedan comenzar a vacunar a sus trabajadores de la salud y a las personas mayores en las próximas dos semanas: «Diez millones de dosis no es mucho y no es suficiente, pero es un comienzo», indicó el responsable de la OMS.

Petición para que se donen más vacunas

Pero el problema es que se van a necesitar cientos de millones de dosis más en los próximos meses, por lo que Tedros pidió «a los países con dosis de vacunas que están en la Lista de uso de emergencia de la Organización Mundial de la Salud que donen tantas dosis como puedan para ayudar a la OMS a alcanzar ese objetivo».

El líder de la agencia de la ONU también se dirigió a los fabricantes de vacunas para que ayuden a garantizar que los países puedan donar rápidamente esas dosis.

«Hay muchos países que pueden permitirse donar dosis sin alterar sus propios planes de vacunación», aseguró Tedros, quien reconoció no obstante que compartir dosis es una decisión política difícil y los gobiernos necesitan el apoyo de su gente: «Me alientan las encuestas en países de ingresos altos que muestran un apoyo generalizado a la equidad de las vacunas».

También indicó que hay muchos países que invirtieron en COVAX de buena fe, pero se han quedado frustrados debido a los acuerdos bilaterales que han dejado a COVAX al margen y aseguró que la OMS y sus socios continúan trabajando las veinticuatro horas del día para encontrar formas de aumentar la producción y asegurar las dosis.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario