La Nueva Unión Popular, coalición favorita en las legislativas francesas 2022

La izquierda busca una cohabitación alternativa electoral al autoritarismo de Macron

A juzgar por los sondeos de opinión y por la dinámica campaña electoral de la NUPES (Nueva Unión Popular Ecológica y Social), entorno a Jean Luc Melenchon, las cosas se presentan bien en estas elecciones legislativas que se celebran en dos vueltas, el 12 y el 19 de junio 2022.  

Si la recién constituida coalición de izquierdas que reúne a la Francia insumisa, Partido comunista, Partido socialista, ecologistas y alter mundialistas, obtiene la mayoría absoluta en las próximas elecciones legislativas, el poder absoluto del presidente monarca Macron podría tambalearse en un proceso de cohabitación política con un poder legislativo de izquierdas.

La campaña electoral de las legislativas se ha desarrollado con una fuerte movilización de la NUPES, esa nueva izquierda reconstituida sobre la base programática de la Unión Popular, con la definición de un programa mínimo de gobierno aceptado por todas sus componentes, y cuyo primer ministro seria Jean Luc Melenchon.

Si las urnas dan la victoria a la izquierda el 12 y el 19 de junio próximos, el jefe del Estado, en aplicación de la Constitución de la Quinta República, deberá nombrar un primer ministro designado por la coalición vencedora. Cunde el pánico en las filas del poder incapaces de afrontar un verdadero debate democrático sobre el desastroso mandato presidencial del reelegido Emmanuel Macron.

Los macronistas, de derechas o exsocialistas y la extrema derecha han saboteado como en las presidenciales el debate político en esta campaña electoral centrando sus intervenciones una vez más en ataques personales contra Melenchon o en viejas consignas anunciando el caos del planeta en caso de victoria electoral de la izquierda, el regreso de Chávez o los tanques rusos en los campos elíseos.

Los «judeo bolcheviques» de antaño, se han transformado hoy en islamo gauchistas, en boca de islamo derechistas y amigos de los Emiratos árabes o de Arabia Saudita como Emmanuel Macron. Los procesos de intención contra la supuesta violencia de la izquierda calificada de «extrema izquierda» en boca de un gobierno que practica una violencia policial y judicial sin precedentes propia de la extrema derecha carece de legitimidad. El rey y sus súbditos están desnudos y arrastran innumerables cacerolas en pleno culto de la impunidad.

Solo una victoria de la NUPES, la nueva unión popular ecológica y social el 12 y el 19 de junio puede devolver a Francia una respiración democrática, con un parlamento cuya mayoría de izquierdas sea un verdadero contrapoder al neoliberalismo destructor del presidente monarca.

Mientras la derecha y la extrema derecha han estado ausentes de esta campaña electoral apostando por una abstención que favorezca a Macron, solo la NUPES ha ocupado el terreno con una movilización sin precedentes con un programa de izquierdas, insisto, no de extrema izquierda. Un programa de ruptura con las consecuencias nefastas del neoliberalismo, tanto en lo económico y social como en lo ecológico.

170 economistas sostienen en Francia el programa de la Unión Popular como realista y realizable, entre ellos Thomas Pickety, Julia Cagé y Bernard Friot, pero ningún economista partidario del dogma neoliberal, ni tampoco Macron, han aceptado el debate.

Los macronistas se esconden en su descarada demagogia y prefieren agitar el espantapájaros del caos, comparando la extrema derecha con la NUPES, olvidando que, si Macron ha sido elegido presidente frente a Le Pen fue gracias al denominado «voto útil» de una parte de ese electorado de izquierdas.

Tras su elección en el mes de mayo Macron tardó cuatro semanas antes de nombrar a su primer ministro, la tecnócrata ex socialista de derechas Elisabeth Borne, reiterando su intención de proseguir su política neoliberal a ultranza, pero evitando todo debate con la oposición, y con la complicidad de los grandes medios informativos ha hecho todo lo posible para ningunear las elecciones legislativas y favorecer la abstención.

Macron ha sido el presidente peor elegido de la quinta república desde Georges Pompidou, lo que explica que en este su segundo mandato corre el riesgo de perder las legislativas, abriendo un proceso de cohabitación previsto en la Constitución.

La posible victoria de la coalición de izquierdas NUPES abre pues una ventana de esperanza para obtener la mayoría en el Parlamento y un gobierno de izquierdas que se oponga al autoritarismo presidencial y aplique un programa de urgencia social y ecológica.

Periodista profesional en Francia desde 1976. He trabajado durante 35 años como periodista (Responsable de edición y critico de cine) en el servicio en castellano de Radio Francia Internacional. Pero también como corresponsal en París de diversos diarios y semanarios españoles y critico en Cine Classics (canal plus). Jubilado desde el 2013, escribo ahora en Periodistas en español y en Aquí Madrid. Miembro del Sindicato Francés de la critica de cine y de Fipresci, he cubierto numerosos festivales de cine internacionales, muy especialmente Cannes y San Sebastián. Militante antifranquista en los años sesenta, resido en Francia desde 1974, fecha en que me acordaron el asilo político. Hoy en día tengo la doble nacionalidad hispano francesa.

Deja un comentario