«La novelista y su película», de Hong Sang-soo, la emoción de los encuentros y la vida cotidiana

«Un estudio, a la manera de Chejov, de pequeños momentos y encuentros fortuitos, es decir un estudio del ser humano tal y como vive realmente: ambiguo, espontáneo y sin orden, motivos o resoluciones ». (Austin Considine, The New York Times).

Gran Premio del Jurado en el Festival de Berlín 2022, «La novelista y su película» es una largometraje con encanto que coloca a las mujeres en primer plano, y una crítica a los egos de personajes que se pretenden más populares y respetados de lo que en realidad lo son.

Se trata de seguir a una escritora en su deambular por las afueras de Séul, donde se va encontrando amigos, conocidos y extraños, a los que intenta involucrar en sus proyectos. Interpretan los principales papeles Lee Hye-yeongKim Min-heeSeo Young-hwaKwon Hae-hyoGi Ju-bong

La conocida novelista Junhee (Lee Hye-young, Los chicos son mejores que las flores, Mother, Feliz año nuevo) visita en un suburbio de Séul a una amiga a la que hace tiempo que no ha visto. La amiga, que también fue escritora tiempo atrás, ha abierto una librería en la que organiza charlas y encuentros con autores.

Toman un café mientras hablan sobre el último libro de Junhee, la retirada voluntaria de la librera y la experiencia como actriz de una joven vecina que le ayuda en la tienda. Más tarde, paseando por el barrio, Junhee se cruza con un realizador que hace años quiso llevar una novela suya al cine sin conseguirlo, y su esposa. Un encuentro lleva a otro y aparece en escena Kilsoo, una actriz que ha abandonado definitivamente las tablas, a la que la novelista le propone que hagan una película juntas… 

«La novelista y su película[1]», del realizador coreano Hong Sang-soo (Mujer en la playa, Noche y día, Lo tuyo y tu, En la playa sola de noche, In front of your face), también productor, guionista, director de fotografía, montador y creador de la banda sonora, sitúa como en sus obras anteriores a los personajes charlando en torno a una taza de café (otras veces se trata de beber saké), discutiendo sobre asuntos de pareja y sobre el cine y la naturaleza de las películas.

En esta historia se repiten algunos gestos en otros encuentros de la protagonista, todos tienen lugar lejos de la capital, en los que se abordan temas amistosos y profesionales y se reflexiona sobre la hipocresía que impera en los medios artísticos, en un relato que recorre varios escenarios: la librería, un museo, un parque, un restaurante, una sala de proyección, sin que en ningún momento lleguemos a saber qué miran, qué piensan, qué sienten los personajes.

«Todo lo que distinguimos es un no man’s land de un blanco espeso, como si los personajes estuvieran en algún lugar por encima del mundo (…) Escondidos  tras sus máscaras, ¿Cómo van a conseguir hacerse entender?» (lepolyester. com). 

Las andanzas de esta novelista surcoreana se convierten, dirigidas por la experta mano del realizador, en una comedia dramática llena de sensibilidad que esconde toda una disertación sobre la incomunicabilidad (un asunto tratado de forma magistral por el Antonioni de los años sesenta y setenta). De hecho, salimos del cine con la impresión de que los personajes han estado todo el tiempo intentando entenderse; no en vano, la protagonista demuestra un enorme interés por el hecho de que la joven aspirante a actriz, que echa una mano a la librera, está estudiando la lengua de signos. 

«¿Por qué escribir? ¿Por qué filmar ?¿Como encontrar en uno mismo los recursos y la energía ? ‘Cuando bebo un poco, escribo un poco. Cuando bebo mucho, escribo mucho’, reconoce uno de los personajes. Corred a ver «La novelista y su película». (Olivia Leboyer, politóloga, toutelaculture.com).

  1. «La novelista y su película» llega a la cartelera madrileña este miércoles 28 de diciembre 2022.
Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario