Hay muchos defectos que pueden llegar a afectar a tu vista y uno de los más comunes hoy en día es la hipermetropía. Esta es una condición que puede hacer que ciertas cosas se vean borrosas y que generalmente se corrige por medio del uso de gafas.

Hoy te hablaremos un poco más sobre esta condición y de cuáles son los principales síntomas de la hipermetropía.

¿Qué es la hipermetropía?

Se conoce como hipermetropía a un defecto en la visión que ocasiona visión borrosa o falta de nitidez en objetos cercanos. Los efectos pueden verse principalmente a la hora de querer leer un libro, utilizar el móvil o leer en el ordenador.

La visión borrosa se ocasiona porque la imagen se enfoca por detrás de la retina y no sobre ella. Este es uno de los defectos oculares más comunes hoy en día y muchas veces viene acompañado de astigmatismo, aunque puede aparecer sola.

¿Cuáles son las causas de la hipermetropía?

La principal causa de la hipermetropía es que el ojo es más corto de lo normal, aunque también puede ocurrir que la córnea sea demasiado plana.

Esta es una condición de nacimiento, sin embargo, cuando esta no es muy grave, es compensada por el mismo músculo ocular. De esta manera se consigue ver bien desde lejos. Pero a medida que transcurre el tiempo, esta capacidad se pierde y el problema se empieza a hacer más notorio.

Según los estudios, las personas que padecen hipermetropía pueden ver relativamente bien hasta los 35 años. Desde ese momento, el problema empieza a agravarse alcanzando a seis de cada diez personas a los setenta años.

Principales síntomas de la hipermetropía

Entre los principales síntomas de la hipermetropía que muestran quienes la padecen, tenemos los siguientes:

  • Los objetos cercanos pueden verse borrosos.
  • Las personas con hipermetropía pueden necesitar entrecerrar los ojos para poder ver con más claridad.
  • Suelen presentar cansancio en la vista que puede venir acompañado por dolor o ardor en los ojos.
  • Suelen padecer malestar en los ojos o dolores de cabeza causados en tareas como leer, escribir, trabajar o utilizar el móvil durante un rato.

Tratamiento para hipermetropía

Hoy en día existen tres formas en las que se puede corregir la hipermetropía y estas son las siguientes:

  • Lentes o gafas correctivas: esta es probablemente la forma más común y menos invasiva de corregir esta condición. Los lentes correctivos se gradúan de tal manera que se compensa la falta de visión, haciendo que se vuelva a ver nítido.
  • Lentes intraoculares: son una especie de lentes que se implantan en el ojo haciendo que se pueda corregir la visión de la persona.
  • Cirugía láser: la cirugía láser es otra de las soluciones más comunes al problema de la hipermetropía. Esta permite corregir la causa de una forma segura y eficaz. Esto evita que la persona tenga que utilizar lentes correctivos por el resto de su vida. Es por ello por lo que muchas personas prefieren este tratamiento.

Ahora que ya conoces cuáles son los síntomas de la hipermetropía, recuerda que, tanto si sientes alguno de ellos como si no, es aconsejable que te realices una revisión anual de la vista para comprobar que no tienes ningún problema.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario