La demócrata Kathy Hochul será la primera gobernadora de Nueva York tras la retirada de Andrew Cuomo

La demócrata Kathy Hochul, actual vicegobernadora de Nueva York, se convertirá en la primera mujer que dirige el estado después de la renuncia anunciada este martes 10 de agosto de 2021 por el gobernador Andrew Cuomo, amenazado con un juicio político tras ser acusado de acoso sexual por varias mujeres.

Hochul, de 62 años, lleva en el cargo desde 2015, siempre al lado de Cuomo, y será según las normas neoyorquinas quien lo suceda una vez que abandone oficialmente el puesto dentro de catorce días, informa El Correo de NY.

«Estoy de acuerdo con la decisión del gobernador Cuomo de dimitir. Es lo correcto y va en el mejor interés de los neoyorquinos. Como alguien que ha servido en todos los niveles de gobierno y es la siguiente en la línea de sucesión, estoy preparada para liderar como la gobernadora número 57 del estado de Nueva York», dijo Hochul a través de Twitter.

Tras publicarse el informe de la Fiscalía General del estado que documentaba el acoso sexual de Cuomo a once mujeres en el entorno de trabajo, su «número dos» ya había dicho que creía a las denunciantes y se había referido al comportamiento del gobernador como «repulsivo e ilegal».

Sin embargo, no había pedido su renuncia, como sí hicieron muchas otras figuras del Partido Demócrata, incluido el presidente del país, Joe Biden.

Originaria de Buffalo, la segunda mayor ciudad del estado, Hochul fue elegida vicegobernadora en 2014 acompañando a Cuomo y reelegida en 2018.

Antes, había representado a Nueva York en el Congreso de Estados Unidos tras ganar una elección especial en 2011, pero perdió rápidamente su escaño al ser derrotada por un candidato republicano en 2012.

Previamente, había pasado casi dos décadas en la política local y estatal con distintos puestos y había trabajado como abogada para un banco y para dos políticos demócratas neoyorquinos.

La dimisión de Cuomo

El gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, anunció este martes 10 de agosto 2021 su dimisión tras una década en el cargo, acuciado por un potencial juicio político a raíz de varias denuncias de acoso sexual, que ha negado hasta el último momento.

El político, de 63 años, cedió a la presión tras insistir en los «problemas serios y defectos» del documento y justificar abrazos y besos como gestos «demasiado familiares», pero reconoció no haberse adaptado a los nuevos tiempos y ofreció disculpas a las mujeres afectadas.

«Asumo toda la responsabilidad por mis acciones (…). En mi mente nunca he cruzado una línea con nadie, pero no me di cuenta de cómo se han redibujado las líneas. Hay cambios generacionales y culturales que simplemente no aprecié completamente y no debería haber excusas», declaró con voz temblorosa.

«A las 11 mujeres a las que ofendí de verdad, me disculpo profundamente», agregó, admitiendo que ha «patinado» con acciones «anticuadas», pero matizando que hay «una diferencia entre la conducta inapropiada que se alega y el acoso sexual que se concluye».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario