«La chica del brazalete», nunca conocemos del todo a quien queremos

Lise (Melissa Guers, quien en esta película debuta como actriz), de dieciocho años, acusada de haber asesinado a su mejor amiga -porque había publicado en las redes sociales un vídeo en el que se la ve haciendo una felación a un compañero-, confiesa durante el juicio aspectos de sus relaciones que sus padres, dispuestos a defenderla hasta el final a pesar de las dudas, naturalmente ignoraban, como los padres ignoran siempre lo que hacen sus hijos adolescentes cuando cierran la puerta de casa. Lise lleva desde hace dos años una pulsera en el tobillo que no es un adorno sino un artilugio policial para tenerla controlada siempre.

Lise vive con sus padres y un hermano menor en un barrio residencial, sus amigos son los compañeros del Liceo donde ha terminado el bachillerato. La película, tercer largometraje del francés Stéphane Demoustier (‘Terre battue’, ‘Allons enfants’), sigue el desarrollo de un juicio donde cada cual –los jueces, el fiscal, la abogada defensora, los testigos…- cumple con el papel que le marca el protocolo, desde el punto de vista de los padres de la adolescente acusada, interpretados por el también realizador francés Roschdy Zem (‘Chocolat’, ‘Persona non grata’) y Chiara Mastroiani (‘Prêt-à-porter’, ‘Cuento de Navidad’, ‘On a magical night’, Premio a la mejor interpretación en la sección UN certain Regard del Festival de Cannes 2019). 

Chiara Mastroiani, hija de Catherine Deneuve y Marcello Mastroiani, es uno de esos casos sorprendentes (otro es Charlotte Gainsbourg, hija de Jane Birkin y Serge Gainsbourg) en que la hija se parece increíblemente a sus dos progenitores, depende del ángulo del enfoque. 

A lo largo del proceso, la esforzada fiscal (Anaïs Demoustier, ‘Las nieves del Kilimanjaro’, ‘Quai d’Orsay’) no consigue nada que demuestre sin lugar a dudas que Lise –quien contesta con monosílabos y frases escuetas- es la autora del asesinato, pese a que los detalles de la conducta del grupo de jóvenes en los que se mueven ambas amigas consiguen perturbar al tribunal y a los asistentes a la vista. En cualquier caso, no hay manera de averiguar la verdad de lo sucedido.

En «La chica del brazalete» es mucho más interesante la evolución de los padres a lo largo del proceso, que las declaraciones y posibles motivos de la acusada. Los padres que –sin separarse ni un milímetro de su propósito de apoyarla y defenderla- descubren una hija a la que no conocían y que terminan por aceptar en una complejidad que escapa a sus aspiraciones. Todo un camino emocional que recorren a base de gestos y, sobre todo, de miradas en la sala del juicio donde lo menos que puede decirse es que se ven continuamente «chocados». Toda una reflexión sobre la relación  entre generaciones, y el abismo que las separa, la inclinación que todos tenemos a estar siempre juzgando y «la posible confusión entre juicio personal y justicia». 

Cometiendo seguramente alguno de los errores que acabo de criticar, debo admitir que no acaba de convencerme la impasibilidad, el laconismo de la adolescente, quien no parece sentir ni frío ni calor escuchando el relato que hace la fiscal de los horrores que le atribuye, y que a lo largo de la película solo muestra el ímpetu y la vehemencia atribuibles a su edad y su deseo de libertad cuando juega o se pelea con su hermano pequeño. Tampoco estoy segura de que una chica de su edad sea capaz de exponer con tanta naturalidad las prácticas sexuales sin complejos a que se dedica su grupo de amigos. Pero, efectivamente, me ratifico en que nunca llegamos a conocer  a las personas que queremos, ni tampoco a las que nos son ajenas. La adolescencia sigue siendo un misterio. 

«La chica del brazalete» llega a la cartelera este 18 de febrero de 2021, cuando se cumple exactamente un año de su estreno en Francia, donde fue muy mayoritariamente aplaudida por unos críticos que la juzgaron inspirada en la película argentina «Acusada», de Gonzalo Tobal (2018).

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario