Ignacio Ellacuría
Ignacio Ellacuría

La Audiencia Nacional de España juzga a partir de este lunes 8 de junio de 2020 al excoronel salvadoreño y exviceministro de Defensa Inocente Montano y al teniente René Yushsy Mendoza Vallecillos, como presuntos autores del asesinato de Ignacio Ellacuría y otros cuatro jesuitas españoles en 1989, en El Salvador.

La vista, que se celebra más de tres décadas después del crimen, se desarrollará entre los días 8 y 16 de junio en la sede que tiene la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid) con estrictas medidas de seguridad para evitar posibles contagios de coronavirus.

Según la Fiscalía, los dos «participaron en la decisión, diseño o ejecución» del asesinato de los jesuitas españoles Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes Mozo, Amando López Quintana y Juan Ramón Moreno Pardo, del sacerdote salvadoreño Joaquín López, de la empleada doméstica de la Universidad Julia Elba y de su hija menor Celina Mariceth Ramos, en noviembre de 1989.

Montano fue extraditado de Estados Unidos y se encuentra en prisión provisional, por lo que esta vista es prioritaria. También está acusado en este juicio Rene Yushsy Mendoza Vallecillos, quien fue teniente del ejército salvadoreño y miembro del batallón `Atlácatl´, ejecutor de los asesinatos.

El 21 de noviembre de 2019, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dictó un auto en el que prorrogaba por dos años más la prisión preventiva del excoronel Montano. La decisión se tomó por la gravedad de los delitos por los que iba a ser juzgado. En concreto, cinco asesinatos de carácter terrorista, por los que el Ministerio Fiscal solicita en su escrito de calificación la pena de treinta años de prisión por cada uno de ellos, lo que suma un total de 150 años.

La Sección Segunda advertía en ese momento del riesgo de que Montano pudiera huir de la justicia española, dado que ya fue necesario activar el mecanismo de cooperación internacional de la extradición, para lograr la entrega del procesado a los tribunales españoles.

Montano, con más de setenta años, compareció en silla de ruedas ante el juez tras ser extraditado por Estados Unidos en 2017. Estaba reclamado por la justicia española desde 2011 por el asesinato de cinco jesuitas españoles, entre ellos el vasco Ellacuría, quien en ese momento era rector de la Universidad Centroamericana (UCA) e ideólogo de la Teología de la Liberación.

Para Mendoza, la Fiscalía pide cinco años de cárcel, uno por cada víctima, al aplicarle la eximente incompleta de miedo insuperable y dos atenuantes por confesión y por haberse ofrecido a reparar el daño. Así, recompensa la actitud colaboradora que mantuvo este militar durante la investigación y que ha permitido sentar al exministro salvadoreño en el banquillo.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario