Juan Ignacio Sabatini documenta en «Matar a Pinochet» un acto fallido de 1986

Basada en hechos reales, «Matar a Pinochet», largometraje de ficción del documentalista y realizador chileno de series de televisión Juan Ignacio Sabatini, es la historia de un grupo de jóvenes que en la primavera de 1986 estuvieron a punto de cambiar la historia de Chile pero lamentablemente fallaron en su intento de atentar contra el dictador Augusto Pinochet.

Esta película, que narra uno de los acontecimientos menos conocidos de aquellos años, inauguró la sección oficial del recientemente finalizado Festival de Huelva.

«Matar a Pinochet», coproducción chilena-argentina-española que se estrena el 20 de noviembre de 2020, está interpretada por Daniela Ramírez, Cristián Carvajal, Gabriela Cañas y Juan Martín Gravina.

Adaptación para el cine del libro «Los fusileros», publicado en 2007 por el periodista chileno Juan Cristobal Peña, la historia es la crónica de una guerrilla en chile, un thriller político centrado en la trayectoria de los componentes del grupo que preparó minuciosamente un atentado que no tuvo el resultado que se buscaba, sus vidas personales, sus enfrentamientos a cuenta de las tácticas y de los diferentes egos. 

La acción se sitúa en septiembre de 1986. Tamara, la Comandante Tamara (Daniela Ramírez, “Allende en su laberinto”), madre de una niña pequeña que ha dejado al cuidado de su familia, encabeza el clandestino Frente Patriótico Manuel Rodríguez que diseñó un plan para matar a Pinochet, atentando contra su vehículo en la  carretera a Valparaíso. Aunque en mi opinión no queda suficientemente claro, hubo un traidor responsable de que varios compañeros murieran salvajemente torturados por los militares del régimen. Las escenas de tortura resultan difícilmente soportables.

En la presentación en el Festival de Huelva, el director ha dicho que «llevaba un tiempo trabajando en el montaje de la película cuando la sociedad chilena se volcó en masa (en octubre de 2019) en manifestaciones contra un sistema cruel e injusto. Finalmente, la ira en las calles no era otra cosa que una sociedad que lleva 34 años intentado matar el legado del dictador, intentando matar a Pinochet».

Sabatini asegura que el atentado contra Pinochet, y en general su dictadura,  sigue siendo un tema tabú en el país y «una herida abierta para muchos chilenos».

Para el productor Carlo D’Ursi, ‘Matar a Pinochet’ es «una película universal», que habla del «deseo de librarse de un dictador. Freud decía que para poder ser adulto hay que matar al padre y Chile tiene como padre en cierto sentido a Pinochet. Necesita librarse de él, para ser un país moderno».

Para el recuerdo, la crisis de 2019 se desató cuando el presidente Sebastián Piñera anunció el aumento del precio del billete de metro en treinta pesos. A modo de protesta, los estudiantes empezaron a colarse en los andenes sin pagar, la situación fue agravándose, llegando a la quema de estaciones, saqueos de supermercados y ataques a instalaciones públicas en la capital, Santiago.

El gobierno decretó el estado de emergencia, lo que significó el despliegue de los militares en las calles y el toque de queda. Hace escasamente un mes, el 25 de octubre de 2020, el pueblo chileno aprobó en plebiscito cambiar la Constitución heredada del régimen de  Pinochet.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario