Jardines secretos de Madrid: un lujo al alcance de todos

0
542

Madrid ofrece azoteas, conventos, patios y otros lugares en donde nadie repara cuando llega a la ciudad. Entre los edificios emblemáticos se encuentran los lugares más hermosos en donde se puede vivir el encanto de la ciudad y el silencio, llegado el caso.

Desde una pequeña rosaleda apenas conocida, a un oasis en pleno centro de la ciudad. Rincones llenos de encanto que nos hacen imaginarnos que alguna vez, esta ciudad fue un pequeño lugar en donde nació Magerit.

En La Latina se encuentra el jardín del Príncipe de Anglona. Un lugar que recuerda dónde y cómo vivió este ilustre vecino. Una fuente, caminos empedrados y árboles centenarios rodean un cenador de hierro forjado y una pérgola en donde se pueden oler las flores cuando arranca la primavera. Desde ahí, podemos irnos a la calle Sacramento. En el Huerto de las Monjas existe un lugar en donde solo se escucha el agua; tranquilidad y paz en la ciudad en donde todo es posible.

La Quinta de Los Molinos al final de la calle de Alcalá acoge un lugar lleno de más de cinco mil almendros en flor que en primavera llenan de color rosa y blanco un jardín apenas conocido por los madrileños. En pleno barrio de las letras, en la calle Cervantes, podemos ver el jardín en donde Lope de Vega, poeta y dramaturgo ilustre, pasó sus últimos años. Una casa de tres pisos y un jardín encantador en donde podemos vivir la naturaleza en pleno centro de Madrid.

En la Rosaleda del parque del Oeste en pleno barrio de Argüelles, encontramos una extensión importante en donde están plantados rosales de todos los países. Construida en 1957 por Ramón Ortíz, podemos sentarnos en los bancos que están dentro de las pérgolas distribuidas por todo el parque.

Muy próximo a este lugar junto a la basílica de San Francisco el Grande, podemos encontrar un parque dividido en varios parterres de dalias. Desde allí los atardeceres de Madrid se contemplan en paz y también se puede admirar el grupo escultórico de San Isidro. En la casa museo de Lázaro Galdiano podemos encontrar un pequeño jardín en donde los niños pueden disfrutar de talleres, conferencias y otras actividades en pleno corazón de la ciudad.

A pocos metros del estadio Santiago Bernabéu encontramos la fundación Olivar de Castillejo. Un lugar en donde olivos, romeros, jaras y almendros decoran el lugar. Un cine de verano, actividades diversas y un entorno natural dentro de la ciudad que nada tiene que envidiar al campo. También cerca, en el jardín del museo Sorolla en la calle Martínez Campos encontramos la belleza de sus cuadros mientras vemos la luz que adorna la estancia. Calma, paz y una fuente cierran el entorno en el corazón de la ciudad madrileña.

De Madrid, al cielo dicen los madrileños. Quizá porque entre el ruido y la diversión se encuentre la armonía, la paz y la tranquilidad. Todo en la dosis necesaria para hacer de esta ciudad uno de los lugares más interesantes de Europa en donde converge la ciencia, la pintura, las artes escénicas y todo lo demás.

Periodista. Doctora en Ciencias de la Información. PhD. Máster en Dirección Comercial y Marketing. Fotógrafo. Consultora de Comunicación Socia directora LOQUETUNOVES.COM; Presidenta de D.O.C.E.( Discapacitados Otros Ciegos de España); Secretaria General del Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD); Miembro del CEDDD autonómico de la Comunidad de Madrid; Miembro del Consejo Asesor de la Fundación López-Ibor; Miembro del Comité de Ética de Eulen Sociosanitarios; Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland); exdirectora del diario Qué Dicen. Divulgadora científica, comprometida con la discapacidad y la accesibilidad universal. Embajadora de honor "Ñ". Representante en EASPD Europe del CEDDD Inclusive Life

Deja un comentario