12 de febrero 2022, Sala Verde de los Teatros del Canal. Se anuncia como Jam session flamenca lo que es en realidad una reunión de cabales en cualquiera de las históricas ventas del suroeste andaluz, en las que empezó a amanecer la primera profesionalización del cante, toque y baile flamenco. Eso o una típica reunión festiva de patio de vecinos. Así que según el director musical de esta experiencia, el percusionista Israel Suárez Piraña, las jam sessions fueron una invención flamenca.

Una reunión de cabales con diez mujeres artistas en escena. Algo está cambiando en este país, para bien. Cuatro cantaoras, Montse Cortés, Sandra Carrasco, María Carmona y Tere Hernández; tres bailaoras, una de ellas ganadora del Desplante del Concurso de las Minas de La Unión, Belén López; la veterana Karime Amaya y Sara Sánchez. Dos guitarristas, Antonia Jiménez, la pionera de la guitarra femenina flamenca y Mercedes Luján. Y también la gran percusionista Nasrine Rahmani, en esta ocasión limitada al cajón.

Un buen elenco, si hubiese funcionado el sonido, como siempre ha funcionado en la Sala Verde. No sé si por el falso techo inclinado o porque no lo comprobaron con pruebas previas, no sé el porqué pero falló de principio a fin.

Que varias veces desde la sala, personas del público avisen al director musical y presentador del concierto, que no se le entiende, que no se oye es algo bastante insólito. Lo malo e incomprensible es o no oír bien a alguna cantaora o de repente subir el sonido demasiado.

Por ejemplo cuando empezó el concierto la gran María Carmona acompañándose de guitarra apenas fue audible. Incluso en los solos de guitarra de Antonia Jiménez, ni acercando la silla al frente de la escena se la escuchaba con nitidez. He escuchado a Antonia en escenarios múltiples. En Jerez, en Sevilla, en Nîmes, en Pamplona, en varios escenarios madrileños, como solista y como acompañante de Olga Pericet, siempre excelente, sus sonidos nítidos… Y así podría ir de una en una. 

En una sala tan cercana al público como la Sala Verde de los Teatros del Canal, no se entiende el fallo del sonido, no se entiende en ninguna sala dotada de buena acústica como es el caso… Y esto afectó a los instrumentos, incluso al solo de cajón de Nasrine Rahmani y a las cantaoras. Al baile, arte visual, no.

Hablando de baile, parece que no era la noche de Sara Sánchez. Estuvo acelerada, descoordinada, agotándose  por olvidarse de respirar, increíble en una bailaora de su preparación y experiencia. Menos mal que tanto Karime, la sobrina nieta de La Capitana Carmen Amaya, como Belén López estuvieron de lujo, a destacar la elegancia y coordinación de movimientos de Belén, su sabiduría en los matices del zapateado de su seguiriya y en sus excelentes dúos con la cantaora Sandra Carrasco. 

Insisto. Si el sonido hubiera funcionado como cabía esperar, esta jam session o reunión de cabales, o como quiera llamársele, hubiera sido muy diferente, porque los mimbres eran de primera calidad, con el atractivo añadido de ser un concierto de mujeres artistas con orígenes que cubren toda la geografía flamenca nacional y mexicana por la presencia de Karime Amaya.

Un concierto de reivindicación femenina, que ponía fin a los tiempos representados en buena parte del espectáculo, cuando las mujeres estaban vetadas más allá de las reuniones festivas familiares. Por cierto, el cajón es de aparición posterior a esos tiempos en el flamenco y eso lo sabe muy bien Piraña. No hubiera estado mal una pareja femenina de compás tradicional de palmas, además del cajón.

Pero con todo, el concierto de figuras femeninas del flamenco fue una gran idea, aunque si se trata de reivindicar a la mujer artista, yo prefiero que las mujeres manden, y aquí Piraña mandó mucho en su ejercicio de presentador. Y para el cajón ya estaba Nasrine Rahmani.

Algunas cosas que he aprendido a lo largo de mi vida. Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, master en Psicología del Deporte por la UAM, diplomada en Empresas y Actividades Turísticas, conocedora de la Filosofía Védica. Responsable de Comunicación y Medios en Madrid de la ONG Internacional con base en India, Abrazando al Mundo. Miembro de la British Association of Freelance Writers. Certificada en Diseño de Permacultura. Trainer de Dragon Dreaming, metodología holística para el crecimiento personal, grupal y comunitario en el amor a la Tierra. Colaboradora en Periodistas-es y en las revistas Natural, Verdemente, The Ecologist para España y América Latina. Profesora de inglés avanzado.

Deja un comentario