El hincha de fútbol Andrea Serrani ha sido sentenciado a dieciocho meses de prisión, suspendido por cinco años y condenado a pagar diez mil euros por manosear a la periodista de televisión Greta Beccaglia mientras informaba en directo después de un partido de fútbol en 2021, informa la FIP.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) y la Federación Europea de Periodistas (EFJ) se unen a su afiliada, la Federazione Nazionale Stampa Italiana (FNSI), para valorar la decisión del tribunal y advertir contra cualquier nuevo intento de agresión sexual contra los profesionales de los medios.

El 27 de noviembre de 2021, Serrani manoseó a la periodista de Toscana TV, Greta Beccaglia, mientras informaba en directo desde el partido Empoli vs Fiorentina en Empoli. Beccaglia estaba entrevistando a los fanáticos que salían del estadio cuando Serrani se le acercó y le dio una palmada en el culo, a lo que Greta respondió: «Lo siento, no puedes hacer esto». Como el incidente sucedió en la televisión en directo, la grabación se volvió viral.

Inmediatamente después del incidente, la FIP, la EFJ y la FNSI pidieron justicia y condenaron el acto de acoso físico contra Beccaglia, ocurrido dos días después del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El 20 de diciembre de 2022, Andrea Serrani fue condenado a un año y seis meses de prisión condicional además del pago de costas judiciales e indemnización por daños morales y materiales por un Tribunal de Florencia. Serrani fue condenado a pagar diez mil euros a Beccaglia y seguir cursos específicos impartidos por organismos de apoyo sobre prevención, asistencia psicológica y recuperación a sujetos condenados por violencia sexual.

Serrani también pagará a las partes civiles, incluidas la FNSI y el«“Cnog» ( Consiglio nazionale dell’Ordine dei giornalisti), cinco mil euros cada una.

En la FNSI se han declarado «muy agradecidos» con todas las asociaciones de prensa que hicieron posible ayudar a su colega a ir a la Corte y presentar una denuncia, e invitan «a denunciar siempre cualquier intento de intimidación, amenaza o agresión porque cada uno de estos episodios es un ataque no solo a nivel individual sino contra todos los periodistas».

Los secretarios generales de la FIP y la EFJ, Anthony Bellanger y Ricardo Guterrez, sostienen que, a pesar de que la decisión del tribunal puede evitar más agresiones sexuales contra periodistas, «la situación de miles de periodistas, especialmente mujeres, sigue siendo muy insegura» e instan a los medios a desarrollar políticas sólidas para abordar adecuadamente la violencia en el trabajo y adoptar un enfoque de tolerancia cero hacia la violencia de género.

Deja un comentario