Invisibilizadas: mujeres silenciadas a lo largo de la historia

Deportistas, artistas, científicas, diseñadoras... El proyecto Invisibilizadas lucha por devolver el nombre a aquellas mujeres olvidadas de la historia

0
310
Invisibilizadas
Invisibilizadas

A pesar de existir un gran número de mujeres que han realizado grandes logros para la historia, en muchos casos sus nombres han sido olvidados para los historiadores y sus proyectos robados y atribuidos a hombres.

De ahí surge la iniciativa Invisibilizadas, un proyecto que se encarga de darle a las mujeres el nombre y la difusión que se merecen en la historia.

A través de Instagram, el colectivo formado por Elena, María y Lucía se encarga de abarcar a todas esas mujeres que han sido silenciadas a lo largo del tiempo, así como a las que sí que se les otorgó cierta relevancia y reconocimiento.

«Siempre se estudia, se habla y se enseña sobre ellos pero, ¿dónde están ellas?», se preguntan en el colectivo. Un colectivo que lucha por un mundo en el que la liberación de la mujer sea algo real «y no necesitemos de estos proyectos para tener hueco en la historia».

35 dólares por el logo de Nike

Carolyn Davidson es una de las primeras mujeres de las que se habla en el proyecto. Era el año 1971 cuando Carolyn, que por aquella época estaba en la universidad, recibió 35 dólares por un logo que ha hecho crecer internacionalmente a la marca de Nike.

Si bien la creación de este logo alzó su carrera y a partir de ahí dedicó el resto de su vida a crear logos de este tipo, nadie conoce su nombre. Además, Nike intentó recompensar a Carolyn con un anillo de oro y 500 acciones, una cantidad ínfima para todo lo que ese logo había aportado a la empresa.

Después del caso de Carolyn, vinieron otros muchos nombres. De arquitectas, diseñadoras, científicas… Pero, además de profesiones, en Invisibilizadas también hablan de casos de mujeres que, a lo largo de los años, han sido menospreciadas por su condición de mujer.

Acoso sexual en el trabajo, la industria sexual de la pornografía, mujeres como vientres de alquiler o violencia doméstica, son algunas de las situaciones a las que muchas mujeres han tenido que enfrentarse.

Es el caso de Ana Orantes, una mujer que conmocionó a todo el país al denunciar públicamente en televisión el maltrato al que había sido sometida toda su vida por su marido, quien la mató días después.

¿Qué pasó el 8 de marzo de 1917?

En Invisibilizadas también dedican un espacio a explicar por qué el día Internacional de la Mujer es el 8 de marzo, un dato que muchos todavía desconocen.

La razón se encuentra en 1917: la guerra y sus consecuencias agotaron a las mujeres obreras y campesinas de Rusia que decidieron salir a las calles en esa fecha, suponiendo tal amenaza que las fuerzas de seguridad zaristas no se atrevieron a tomar represalias.

«El Día de la Mujer Trabajadora de 1917 se ha convertido en un día memorable en la historia. En este día las mujeres rusas alzaron la antorcha de la revolución proletaria y prendieron el mundo en llamas», confiesan.

‘Anónimo’ tiene nombre de mujer

Por otro lado, el proyecto también da voz a grandes mujeres del mundo del deporte (muay thai, bmx, tenis, fútbol, baloncesto o atletismo) o del audiovisual, como directoras de cine olvidadas o periodistas como Margueritte Higgins, primera mujer en ganar el Premio Pulitzer de Reportaje Internacional (1951) por su trabajo durante la Guerra de Corea.

Sin embargo, es en el área de la literatura y las artes donde más mujeres han sido silenciadas a lo largo de la historia. «Haciendo el proyecto, nos dimos cuenta de que, donde aparece un nombre de autor, es posible que haya una mujer invisibilizada detrás. Como dice Virginia Woolf: «Me atrevería a aventurar que Anónimo, que tantos poemas escribió sin firmarlos, era a menudo una mujer», explican.

Así mismo, la última iniciativa del proyecto ha sido añadir una nueva sección en la que entrevistarán a diversas mujeres haciendo una comparativa de cómo es una profesión y cómo se imagina. «Con esto queremos acercar historias de mujeres actuales y visibilizar sus logros, sus dificultades y las expectativas que actualmente se tiene sobre el mundo laboral», sentencian.




Mi madre nunca me lo ha confesado, pero yo estoy segura de que la primera palabra que pronuncié siendo bebé fue « ¿Por qué? » Años más tarde, en el colegio, los profesores me apodaron la niña de las tres preguntas y, desde entonces, tuve bastante claro que lo mío era la comunicación.

Deja un comentario