La Policía Municipal de Madrid intervino durante este fin de semana en un total de 395 fiestas ilegales en locales o domicilios e interpuso un total de 280 denuncias por consumo de alcohol en vía pública.

Según fuentes municipales, en algunas de esas fiestas ilegales había un número de personas superior al permitido y no se usaban mascarillas ni otras medidas de seguridad frente a la COVID-19, informa Servimedia.

Entre las actuaciones más destacadas, están las trece actas levantadas a locales de ocio del distrito Centro por incumplir la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas (Lepar), con 48 actas también por incumplir las medidas sanitarias.

Además, en el distrito de Chamberí se intervino en un local clandestino donde se celebraba una fiesta donde fueron denunciadas cincuenta personas por incumplir las medidas sanitarias.

También en un bar de Villa de Vallecas se denunció a 41 personas por incumplir las medidas sanitarias, se levantó un acta por Lepar y se detuvo al encargado por posible delito contra la salud pública y desobediencia.

La Policía Municipal de Madrid llevó a cabo también la propuesta de sanción a 738 ciudadanos por no usar mascarilla estando obligados a ello durante el actual estado de alarma y denunció a 331 personas por agruparse más de seis. En cuanto al incumplimiento de horarios de establecimientos, los agentes municipales han cursado veintiuna propuestas de sanción.

Sobre los controles, los agentes municipales los han intensificado en las zonas básicas de salud (ZBS) restringidas por las autoridades sanitarias de la Comunidad para garantizar que se respete su perímetro de seguridad y las limitaciones de movilidad establecidas, durante el fin de semana se han llevado a cabo 9291 controles a personas y a 6106 vehículos.

En cuanto a la limitación de la libertad de circulación de las personas en horario nocturno (toque de queda), 854 denuncias interpuestas.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario