La Organización Mundial del Comercio (OMC) celebra una reunión en la que se discute la histórica propuesta iniciada por India y Sudáfrica para suspender temporalmente patentes, disposiciones de propiedad intelectual y monopolio de vacunas, tratamientos, diagnósticos y tecnología COVID-19 mientras dure la pandemia.

Si se adoptara la propuesta de exención de propiedad intelectual permitiría a los países optar por no otorgar, hacer cumplir ni aplicar patentes y otras exclusividades que podrían impedir la producción y suministro de herramientas médicas COVID-19, y facilitaría una mayor y más rápida colaboración para el desarrollo, producción y suministro de productos COVID-19 sin estar restringidos por intereses corporativos. 

Desde el comienzo de las discusiones en el Consejo los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) en octubre, 100 países han acogido con satisfacción la propuesta o la han apoyado plenamente.

Sin embargo, un pequeño grupo de estados miembro de la OMC (Australia, Brasil, la Unión Europea, Japón, Noruega, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos) están denegando el apoyo que ayudaría a construir un consenso sobre la propuesta. Algunos de estos países han respaldado tradicionalmente los intereses de sus empresas farmacéuticas a través del sistema de propiedad intelectual basado en patentes y monopolios.

En estos momentos, España secunda la posición de la UE. 

Médicos Sin Fronteras (MSF) y Salud por Derecho han enviado cartas al Gobierno de España para pedirle un cambio de posición, un apoyo contundente a la propuesta y que trabaje para moverla postura de la Unión Europea para que la iniciativa salga adelante. 

Con este objetivo, MSF ha lanzado una campaña de firmas para pedirle al Presidente del Gobierno que España no bloquee la propuesta y apoye la construcción de un consenso clave para suspender las patentes hasta que se logre la inmunidad de grupo mundial. 

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario