La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) informa de que la Oficina de Asilo (OAR) de España tiene pendientes actualmente más de cien mil expedientes de asilo, en momentos en que es necesario que los derechos de las personas migrantes en situación administrativa irregular se vean garantizados.

CEAR sostiene que en el contexto actual de emergencia sanitaria mundial provocado por la COVID-19 es fundamental que se garanticen los derechos de todas las personas que se encuentran en el territorio español con especial atención a aquellas más vulnerables como son las migrantes en situación administrativa irregular y las personas solicitantes de asilo en espera prolongada de resolución de su solicitud.

Para ello, es urgente que se ponga en marcha un proceso de regularización que les permita acceder a sus derechos en igualdad de condiciones al tiempo que se reconozca el valor, las aptitudes, dedicación y compromiso que pueden aportar a la sociedad española.

Se pide, en consecuencia, al Gobierno español que, siguiendo la estela del portugués y la recomendación del Consejo de Europa, ponga en marcha medidas de regularización extraordinaria con el fin de garantizar los derechos de las personas extranjeras en España.

Para apoyar esta petición ante el Gobierno de España CEAR ha lanzado una aplicación en línea que ya han suscrito más de cincuenta mil personas y 274 organizaciones.

Derecho de asilo y refugio

CEAR trabaja desde 1979 por las personas refugiadas, apátridas y migrantes en situación de vulnerabilidad para que vean reconocidos y respetados sus derechos. Para ello mantienen centros de acogida en los que ofrecen, además del alojamiento, atención psicológica y jurídica a las personas refugiadas, y apoyan su integración social y laboral.

También hacen informes, organizan campañas y hacen llegar a la sociedad y a las instituciones la situación de las personas refugiadas, y denuncian en los tribunales cuando se vulneran sus derechos.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario