Los países en desarrollo que han estado presionando por una mayor protección de los ecosistemas cuentan con evidencias suficientes que advierten que el mundo se tambalea en una encrucijada y se necesita una acción urgente para proteger los sistemas alimentarios y la salud y mitigar el cambio climático, según la última Perspectiva Global de Biodiversidad de las Naciones Unidas, publicada este mes de septiembre 2020.

Según un análisis de Laura Owings para SCIDEV.neT, al evaluar el progreso de los veinte objetivos mundiales de biodiversidad acordados en 2010, el informe revela que solo se alcanzaron seis objetivos, y solo parcialmente, para su fecha límite de 2020.

La biodiversidad, la variedad de plantas, animales y todos los seres vivos en la tierra, está siendo degradada por la contaminación, la sobrepesca y el mayor uso de las tierras forestales para la agricultura, dice el informe, publicado cada cinco años por la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CBD).

El informe ofrece datos sobre noventa mil millones de dólares destinados a la protección de la biodiversidad a través de los gobiernos nacionales y la asistencia para el desarrollo, pero revela que «estos recursos se ven superados por el apoyo a actividades nocivas para la biodiversidad» como quinientos mil millones en combustibles fósiles y otros subsidios, cien mil millones de los cuales están relacionados con la agricultura.

Solo en Brasil e Indonesia, se estimó que los subsidios para la producción de productos básicos vinculados a la destrucción de los bosques en 2015 fueron cien veces mayores que la cantidad gastada en la lucha contra la deforestación, según el informe.

Revertir la tendencia

Los cambios en los sistemas alimentarios y las protecciones ambientales más fuertes podrían estabilizar las pérdidas, dice una nueva investigación publicada en la revista Nature , que formó parte del informe de WWF.

«Mediante una mayor intensificación y comercio sostenibles, una reducción del desperdicio de alimentos y más dietas humanas basadas en plantas, se evitan más de dos tercios de las pérdidas futuras de biodiversidad y las tendencias de la biodiversidad derivadas de la conversión del hábitat se revierten para 2050 para casi todos los modelos», dice el equipo de investigadores, dirigido por David Leclère del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados.

Apuntando a la respuesta mundial sin precedentes al COVID-19, el informe de la ONU dice que los esfuerzos para abordar la degradación de la tierra y los bosques son alcanzables: «la respuesta de gobiernos y pueblos de todo el mundo ha demostrado la capacidad de la sociedad para dar pasos previamente inimaginables, que implican enormes transformaciones, solidaridad y esfuerzo multilateral frente a una amenaza común urgente», dice.

La Cumbre de la ONU sobre Biodiversidad se reunirá en la Asamblea General el 30 de septiembre para discutir acciones urgentes sobre biodiversidad para el desarrollo sostenible.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario