Las últimas declaraciones del presidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), Carlos Rus, en la Comisión de Sanidad de la CEOE «han sorprendido e inquietado» al Consejo General de Enfermería (CGE), que expresa «su incredulidad» ante el rechazo de ASPE a la Ley de Ratios de enfermeras[1].

Según informó el CGE este lunes 15 de febrero de 2021, esta ley es una medida legislativa que establece un número mínimo de enfermeras en relación a la población que deben atender: «En un país que se halla a la cola de Europa en enfermeras por habitantes sorprende que la patronal de la Sanidad Privada rechace una medida que redunda en el bienestar y la calidad de los cuidados que reciben los pacientes».

Cabe recordar que numerosos estudios demuestran una relación inversamente proporcional entre el número de enfermeras y los fallecimientos en cualquier centro sanitario, informa Servimedia.

Para el presidente del CGE, Florentino Pérez Raya, «resulta absolutamente incomprensible la postura adoptada por ASPE porque va en contra de las necesidades asistenciales de los pacientes e incluso de su seguridad y calidad asistencial».

Mejora la supervivencia

En este sentido, recordó que «existe numerosa evidencia científica que demuestra que disponer de una ratio adecuada de enfermera/paciente mejora la supervivencia de los pacientes, así como su seguridad, su media de estancia hospitalaria y la calidad de su asistencia. En definitiva, más enfermeras supone más vidas salvadas y menos sufrimiento para el paciente».

«También genera estupefacción que el señor Rus asegure que es inasumible para la Sanidad -ni pública, ni privada- contar con las enfermeras que se necesitan. ¿Queda en un segundo plano el bienestar de los pacientes? o ¿prefiere que su país esté a la cola de Europa en este terreno?», puntualizó.

Por ello, desde el CGE, la prioridad debe ser la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes, y para ello es clave mejorar las ratios de enfermeras por paciente en el conjunto de la sanidad española, y en concreto en la sanidad privada; que la ratio de enfermeras se ajuste a las verdaderas necesidades de cuidados y el nivel de dependencia que presentan los pacientes.

  1. Artículo 5. Determinación de la ratio enfermera en unidades de hospitalización.
    1.Sin perjuicio de lo previsto en los siguientes apartados de este artículo, como regla general en unidades de hospitalización, se asignará un máximo de seis pacientes por cada enfermera, pudiéndose asignar hasta ocho pacientes en función de las condiciones de los pacientes, de las características de la unidad y de la franja horaria de trabajo.
    2. En unidades de cuidados intensivos y otras áreas de cuidados críticos, la asignación de pacientes por cada enfermera será de un máximo de dos. Cuando se trate exclusivamente de unidades coronarias este número podrá aumentarse excepcionalmente hasta tres pacientes por enfermera.
    3. En unidades de reanimación postquirúrgicas, la asignación de pacientes por enfermera será de un máximo de tres.
    4. En las áreas quirúrgicas, la asignación de enfermeras por cada quirófano será de tres, salvo en aquellos casos en que se establezcan las condiciones de seguridad para reducir este número de enfermeras.
    5. Para aquellas situaciones que afecten a unidades y/o servicios no contemplados en los apartados anteriores, se estará a lo que determine la Comisión Interterritorial de Ratios Enfermeras.
Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario