En el mundo de la fotografía, en el que la tecnología digital se ha impuesto en todos los ámbitos y todos los géneros, sorprende que un fotógrafo continúe haciendo su obra utilizando el viejo procedimiento de la cámara oscura.

El británico Richard Learoyd viene trabajando desde hace más de veinte años con estos artefactos que él mismo diseña y construye basándose en antiguos principios ópticos. Algunas de estas cámaras oscuras son fijas, como la que tiene instalada en su estudio, del tamaño de una habitación, y otras móviles, que coloca en tiendas de campaña cuando hace fotografías en el exterior. Learoyd trabaja constantemente en el perfeccionamiento de sus cámaras oscuras y en los procedimientos que utiliza.

La cámara oscura es una instalación que permite proyectar imágenes en una de sus paredes interiores, situada ante un orificio por el que penetra la luz exterior: cuando en una habitación de tamaño normal y convenientemente oscurecida se practica una abertura en una de sus paredes, o en el techo, que deje filtrar la luz, cualquier rayo luminoso procedente del exterior se proyecta en la superficie opuesta al orificio.

La proyección resultará mayor cuanto más alejada del orificio se encuentre la pared receptora, aunque esto redunde a veces en detrimento de la nitidez de la proyección. En el Renacimiento, Leonardo da Vinci la convirtió en un aliado importante en algunas de sus obras para conseguir una reproducción fiel de la perspectiva. En el siglo diecisiete fue utilizada por Vermeer y en el dieciocho los vedutisti y el pintor italiano Canaletto también la utilizaron para pintar paisajes urbanos y escenas de la vida cotidiana de Venecia. La cámara oscura de Canaletto puede verse expuesta, con algunas de sus obras, en el Museo Correr.

Su aplicación a la fotografía comenzó en el siglo diecinueve y todos los procedimientos posteriores se basaron en los fundamentos de la cámara oscura.

Learoyd: Los pecados del padre
Learoyd: Los pecados del padre

El arte de la fotografía

La obra de Learoyd hunde sus raíces en la historia del arte, fundamentalmente de la pintura. Sus fotografías son también obras únicas al ser el resultado de un proceso artesanal del que se obtiene un ejemplar en cada operación y el gran formato (a veces de tamaño natural) lo utiliza para cuestionar la autoridad de la pintura en el mundo del arte.

Los temas que aborda son el retrato de estudio de modelos, vestidos o desnudos; fotografías de paisajes y edificios en diferentes estaciones del año, y también fotografías de animales muertos, puesto que con la cámara oscura no se puede captar el movimiento. Con todos estos temas el fotógrafo ensaya nuevas técnicas siempre basadas en las cámaras oscuras con las que trabaja. La luz de sus fotografías es intensa y cristalina y los modelos fotografiados son de una gran belleza. Sus fotografías son en color y blanco y negro y todas de gran formato, como las que se exponen en esta muestra.

Learoyd comenzó haciendo fotografías de paisajes en blanco y negro con títulos misteriosos y enigmáticos como «Los pecados del padre» (una bolsa con redes de pesca que encontró en una playa de Portugal), «La familia Von der Becke» (un retrato familiar delante de una casa señorial durante una puesta de sol veraniega), un cono volcánico de la isla de Lanzarote, «Gdansk, Polonia» (con formas arquitectónicas híbridas de Europa del Este que transmiten sensaciones de vacío) y las imágenes de carcasas de coches quemados que el fotógrafo guarda en un almacén de Texas, con las que quiere trasladar la inquietante situación de la sociedad contemporánea porque «el mundo está conformado por acontecimientos catastróficos», dice.

Learoyd: grupo familiar
Learoyd: grupo familiar
Learoyd: pulpo
Learoyd: pulpo

Sus paisajes, grandiosos, remotos, solitarios, transmiten el gran poder de la naturaleza de la campiña inglesa de Flatford (que evoca el paisajismo romántico del pintor John Constable) y el de los paisajes del oeste americano de California y Yosemite, a la manera de Ansel Adams. En este apartado se pueden integrar las fotografías de los tres mástiles de la vieja goleta del siglo dieciocho «HMS Victory» con un trasfondo de cielo crepuscular. Lo extraordinario de estas fotografías es que no se trata de la embarcación real sino de una maqueta que el propio Learoyd construyó para fotografiar, ya que la auténtica, que se conserva, estaba siendo reparada. Tal vez a esta circunstancia obedezca el título de estas fotografías: «Simplemente no podía esperar».

La obra en color de Learoyd incluye modelos vestidos y desnudos inspirados en las pinturas del Renacimiento, los prerrafaelitas ingleses y en artistas del diecinueve como Ingres, fundamentalmente en los desnudos de hombres y mujeres, que transmiten una belleza pictórica a través de las pieles translúcidas de los modelos y de sus miradas brillantes. Las ropas que utiliza en sus modelos vestidos son pasadas de moda y están frecuentemente arrugadas. Estas imágenes recuerdan también la obra fotográfica de los pictorialistas Julia Margaret Cameron y Lewis Carroll.

Las naturalezas muertas de Learoyd (uno de sus géneros predilectos) van más allá de la tradicional exposición de bodegones y objetos de lujo, flores y calaveras. En la obra de Learoyd el término «muerta» se impone sobre el de «naturaleza»: una rama arrancada, aún con manzanas picoteadas o putrefactas; una cabeza de caballo seccionada y sangrienta, cisnes y urracas muertas atrapadas en alambradas, pulpos… fotografías con las que trata de transmitir la fragilidad de la vida.

Otra de las series más misteriosas e inquietantes incluye primeros planos de espejos ovalados, con marcas y arañazos en los bordes y en la superficie de cristal, donde nunca aparece reflejado nada.

Learoyd: después de Ingres
Learoyd: después de Ingres

Learoyd, un artista heterodoxo

A pesar de que Learoyd es poco conocido en España, su obra forma parte de las colecciones permanentes del Metropolitan Museum de Nueva York, el Centro Pompidou de París, la Tate Gallery de Londres o la National Gallery de Ottawa, y se expuso en importantes museos y galerías de todo el mundo.

Nació en 1966 en Nelson, en el condado de Lancashire, al norte de Inglaterra. Estudió en la Glasgow School of Art, en la que fue alumno del fotógrafo paisajista norteamericano Thomas Joshua Cooper.

Durante unos años fue profesor de fotografía en el Bounemouth and Poole College of Art and Design y estudió a fondo la obra fotográfica de Eadweard Muybridge y Degas.

  • TÍTULO. Richard Learoyd
  • LUGAR. Sala Fundación Mapfre. Casa Garriga Nogués. Barcelona
  • FECHAS. Hasta el 8 de septiembre de 2020

Deja un comentario