Hergé desembarca en Madrid de la mano de Tintín

Una amplia exposición distribuida en dos salas del Círculo de Bellas Artes acoge la obra del ilustrador belga

Si hay un personaje de la cultura de masas cuyas aventuras han seguido a través del comic varias generaciones del siglo veinte en todo el mundo, ese personaje es Tintín, una invención del artista e ilustrador Georges Prosper Remi, quien firmaba sus obras con el seudónimo Hergé. La primera aventura de Tintín, que recreaba un viaje al país de los soviets, apareció el 10 de enero de 1929 en la revista Le Petit Vingtième.

La llegada a España de los comics de Hergé se produce tardíamente en relación con Europa y América. Si bien algunas revistas minoritarias como la vasca El Pionero habían publicado en 1930 una plancha de «Quick et Flupke» (traducidos como Quique y Felipe o Quique el electricista) y otra las ilustraciones que hizo Hergé de Genoveva de Brabante, fue en los años cincuenta cuando aparecen las primeras viñetas de Tintín en las revistas Blanco y Negro y Tres amigos.

Los primeros álbumes de Tintín en España, con las aventuras «El cetro de Ottokar» y «Objetivo: la Luna», aparecieron en 1958 publicados por la Editorial Juventud y poco a poco el personaje se fue imponiendo en los lectores jóvenes (y en los no tan jóvenes) pese al precio de los ejemplares (75 pesetas) que se justificaba por la calidad de las ediciones en tapa dura. Los años sesenta y setenta fueron los de la consolidación del personaje y de sus aventuras entre los lectores españoles, que iban creciendo a medida que los álbumes interesaban cada vez a más gente.

En los ochenta, al fenómeno del cómic se fueron uniendo el de las publicaciones sobre Tintín y su creador Hergé, las exposiciones sobre ambos, los ensayos sobre el cómic y la cultura de masas… Hergé era ya un personaje popular en todo el mundo. Su muerte en 1983 fue un acontecimiento que recogieron todos los medios de comunicación y supuso la consagración de un autor y de un personaje que desde entonces no han dejado de crecer.

En España, ya en los años noventa se le dedicaron exposiciones como «Made in Tintín» en la Biblioteca Nacional, cursos en universidades como la de Girona, publicaciones de libros y traducciones de los álbumes de Tintín al catalán, euskera y gallego (las traducciones al gallego, publicadas por Andaina, eran de Valentín Arias López).

La amplia aceptación del personaje se debe a que los valores universales por los que lucha se identifican con los de la solidaridad, la libertad y la justicia social que defiende una mayoría en todo el mundo, un mundo complejo en el que el lector se ve también reflejado. También a los valores y actitudes de los personajes que rodean al héroe: el capitán Haddock, el profesor Tornasol, Hernández y Fernández, la Castafiore…

En el siglo veintiuno el fenómeno Tintín ha trascendido el mundo del cómic para instalarse en el universo cultural como un producto de prestigio. El álbum «El loto azul» figura entre los veinte primeros libros de la literatura universal del siglo veinte. Como best-seller, las ventas han superado los 250 millones de ejemplares en todo el mundo y ha sido traducido a más de 125 idiomas. Las películas «Tintín y las naranjas azules», de 1964, y sobre todo «El secreto del Unicornio», de Steven Spielgerg, colaboraron a engrandecer su popularidad.

La exposición

«Hergé. The Exhibition» es un viaje al universo del genial ilustrador y creador de Tintín a través de trescientas piezas procedentes sobre todo del Museo Hergé. Hay ilustraciones de casi todos sus álbumes, planchas originales, primeras ediciones, bocetos, estudios, maquetas, esculturas y obras pictóricas que se muestran junto a carteles publicitarios, fotografías y material audiovisual de toda la obra de Hergé, no sólo de Tintín.

Entre los documentos más valiosos figuran dibujos originales de los álbumes, viñetas de periódicos antiguos y material publicitario. También se exponen cuadros de la colección privada de Hergé, entre los que hay obras de Modigliani, Paul Klee, Roy Lichtenstein y Joan Miró. Y el famoso retrato de Hergé creado por Andy Warhol.

Se ha elaborado para esta exposición un mural con portadas blancas de «Tintín en el Tibet» rodeadas en cruz por las portadas en rojo de «El loto azul», un montaje crítico con la política del gobierno chino en relación con el Tibet.

  • TITULO. Hergé. The Exhibition
  • LUGAR. Círculo de Bella Artes. Madrid
  • FRCHAS. Hasta el 19 de febrero
Profesor de la Universidad Complutense de Madrid. Periodista cultural Asignaturas: Información Cultural, Comunicación e Información Audiovisual y Fotografía informativa. Autor de "Qué es la fotografía" (Lunwerg), Periodismo Cultural (Síntesis. Madrid 2006), Cultura y TV. Una relación de conflicto (Gedisa. Barcelona, 2003) La mirada en el cristal. La información en TV (Fragua. Madrid, 2003) Perversiones televisivas (IORTV. Madrid, 1997). Investigación “La presencia de la cultura en los telediarios de la televisión pública de ámbito nacional durante el año 2006” (revista Sistema, enero 2008).

1 COMENTARIO

  1. Partiendo del respeto a la obra de Hergé, creo que no conviene soslayar algunos aspectos oscuros, como su colaboración con los nazis durante la ocupación de Bélgica (de la que al final de su vida se arrepentiría), y algunos aspectos de su obra, como el antisemitismo (La estrella misteriosa), el colonialismo en Tintín en el Congo o el antocomunismo que fue encargado por un fascista belga, de Tintín en el país de los soviet. Creo que los valores que se citan no siempre se reflejan ni en sus viñetas, ni en la trayectoria del autor.

Deja un comentario