Los sindicatos UGT y CCOO advierten de que el funcionamiento fallido del Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) de la Comunidad de Madrid, que fue suspendido durante el estado de alarma, está perjudicando gravemente a los trabajadores debido a la acumulación de casos pendientes de celebrar.

UGT y CCOO de Madrid recuerdan que el servicio fue suspendido durante el estado de alarma y afirman que a pesar de finalizar el estado de alarma el 21 de junio 2020, no se han producido arbitrajes hasta el 15 de julio de 2020, y ha sido de manera deficitaria y errónea, sin ningún sistema, ni presencial ni telemático, para justificar o certificar que las conciliaciones no se celebraron en su fecha, algo fundamental para el correcto engranaje del proceso laboral.

Según ambos sindicatos, «la desaparición del trabajo del SMAC ha contribuido al caos, añadiendo descontrol y descoordinación, abandonando absolutamente su compromiso legal de arbitraje, y estando lejos de promover su función de interlocución entre personas trabajadoras y empresas para evitar la judicialización de los conflictos laborales».

Para UGT y CCOO «nadie ha hecho sus deberes. Ni el Gobierno Regional habilitando soluciones para proporcionar esas certificaciones que vienen recogidas en la ley, ni los juzgados, que no han flexibilizado en absoluto la interpretación de la ley conocedores de que durante el estado de alarma, y aún hasta el día de hoy, no se han celebrado actos de conciliación deviniendo casi innecesario requerir al demandante de una certificación de no-celebración que resultaba más que obvia».

«Apenas citan actos de conciliación –señalan ambas organizaciones- y las conciliaciones, cuando se alcanzan, se debe exclusivamente a que han pactado entre las partes al margen del organismo, limitándose la actividad de conciliación, mediación y arbitraje a levantar un acta que recoge un acuerdo en el que ni han conciliado, ni han mediado ni han arbitrado».

Este lunes 20 de julio 2020, representantes de ambos sindicatos mantuvieron sendas reuniones con la viceconsejera de Empleo de la Comunidad de Madrid, Eva Blázquez, y el director general de Trabajo, Álvaro Rodríguez, en las que, además de constatarse los retrasos y acumulaciones de actos de conciliación debido a la paralización del sistema durante la pandemia, Blázquez se comprometió a hacer nuevas contrataciones de letrados –hasta diez nuevos mediadores más- para un servicio de conciliación que «ya arrastraba muchas insuficiencias de personal» incluso antes de la llegada de la COVID-19.

Asimismo, Blázquez avanzó que a partir del 1 de septiembre se abrirán las veintiséis salas disponibles y que el SMAC funcionará en horario de mañana y tarde con el fin de aliviar el colapso existente hasta el momento, que incluso afecta a la web del propio organismo.

UGT y CCOO insistieron también en la necesidad de ampliar esas contrataciones a otros puestos de trabajo debido a las exigencias del propio servicio –personal de limpieza, seguridad, administración, etc.-, además de asegurar la habilitación de salas y espacios suficientes para la celebración de los actos de conciliación con las medidas de prevención e higiene correspondientes, ya que en la actualidad es prácticamente imposible la entrada a este organismo.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario