En un mundo globalizado en el que los sistemas de planificación de recursos empresariales o ERP son indispensables para la eficacia empresarial, cuesta trabajo imaginar cómo eran capaces los comerciantes o las instituciones de la antigua China, Grecia o Egipto de controlar todos los procesos necesarios y llevar rudimentarios libros de cuentas que les permitieran conocer su situación patrimonial.

En España, viñetas de humoristas como Forges sobre oficinistas y contables con visera y manguitos nos permiten conocer la evolución de la gestión empresarial desde la contabilidad de doble asiento y la agenda de contactos hasta el software ERP que pueden implementar desde pymes hasta grandes corporaciones internacionales.

Paul Ramakers, CEO de Exact, una de las empresas internacionales pioneras en ERP, explica que en la cultura empresarial actual «la prioridad es crear un entorno donde todo el mundo se sienta libre para ser la mejor versión de sí mismo», y lo sustenta en seis valores fundamentales de éxito: superar las expectativas, trabajar de forma individual, pero también como equipo y como empresa; saber evolucionar, ser ambiciosos y ser capaces de subir el listón a medida que se cubren metas.

Una descripción no exhaustiva de los ERP que necesitamos en la gestión empresarial, especialmente en una dimensión internacional, es la automatización y digitalización de todos los procesos financieros, para obtener con fiabilidad y agilidad la información necesaria para tomar decisiones.

Además de automatizar y digitalizar es necesaria la integración de todos los procesos para tomar decisiones estratégicas correctas, porque las empresas del entorno ya siguen esa senda y no se puede quedar en desventaja que comprometa los resultados por falta de capacidad para relacionarse con proveedores o clientes a nivel internacional, que obligan a tener en cuenta procesos y normativas locales, autonómica, nacionales e internacionales, con administraciones que van a exigir una consolidación y planificación financiera impecables.

Los sistemas ERP deben adaptarse asimismo a la necesidad de poder tomar decisiones en cualquier parte y en cualquier momento, mediante las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, con acceso por lo tanto desde un smartphone inteligente, la tablet o el portátil.

Todo lo expuesto cobra más relevancia aún si se trata de hacer negocios en el ámbito internacional, en el que hay que tener en cuenta no solo diferentes idiomas, sino diferentes leyes y normativas locales; y se necesitará para ello integrar todos los sistemas, desde procesos financieros hasta soluciones ERP específicas para el sector, y en una única fuente de información.

Un software ERP adecuado permitirá acceder a un único almacén de datos, al que pueda acceder todo el que lo necesite y desde cualquier oficina, para obtener informes y análisis fiables en tiempo real.

En conclusión, un ERP debe responder a los requerimientos de un sistema especializado que permita unificar y organizar todas las áreas para facilitar la planificación y optimización de los recursos.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

1 COMENTARIO

Deja un comentario