Los estudiantes de diseño británicos Corentin Janel y Guillaume Innocenti han ideado un curioso prototipo: un banco motorizado llamado «TOD», abreviatura de «talk or drive» (hablar o conducir), que pretende responder a una creciente necesidad de mobiliario urbano para que residentes y visitantes puedan relajarse y descansar.

Esta idea, que responde a la realidad de que la forma de movemos por la ciudad está en constante evolución y cada vez es más frecuente que la gente vaya a pie, en bicicleta o en patinete, ha ganado el Ford Fund Smart Mobility Challenge, un premio dotado de 12.500 libras (14.600 euros), que irán destinadas a hacer realidad el proyecto.

Organizado por Ford Fund, la fundación filantrópica de la compañía, y el Royal College of Art del Reino Unido, este desafío animó a los estudiantes que participaron en él a presentar ideas que ofreciesen una solución de movilidad urbana sostenible que beneficiase a la comunidad.

«Este banco motorizado es un gran ejemplo de cómo el diseño puede ayudar a tejer la estructura de las ciudades, ya que es algo divertido, práctico y multifuncional», ha dicho Amko Leenarts, director de Diseño de Ford Europa.

Agrega que «es una forma inteligente de hacer que la movilidad forme parte de la ciudad, de animar a la gente a interactuar y de permitir que las personas vivan las ciudades de una forma totalmente nueva».

«TOD» ha sido diseñado como un sistema adaptable, que cuenta con un modo estático y otro móvil. En el primero, adopta la forma de un banco que se extiende para acomodar hasta tres personas, y tiene una serie de accesorios, como sillas y esquinas, que pueden acoplarse fácilmente gracias a un kit; además, se puede instalar una tabla entre dos bancos para formar una mesa de picnic.

En el modo móvil, adopta la forma de un scooter con capacidad para dos personas, y puede alcanzar una velocidad máxima de veinte kilómetros hora. Tiene un pequeño maletero en el centro para llevar algo de equipaje, mientras que una serie de gomas elásticas instaladas en la parte trasera y en los laterales permiten transportar objetos pequeños y largos. Los usuarios pueden localizar y reservar un banco motorizado utilizando una app desarrollada para tal fin.

«Queríamos crear un servicio comunitario que se adaptara a la vida urbana de sus usuarios. Ganar el reto nos ha hecho confiar aún más en nuestra propuesta, y nos va a permitir construir un concept para que nuestra idea se haga realidad. Trabajar en un prototipo a escala real nos permitirá conocer a fondo el concepto y, al mismo tiempo, podremos analizar los materiales, el proceso y la experiencia del usuario», han dicho los ganadores del concurso, Janel e Innocenti.

Ford Fund también ha concedido 5000 libras esterlinas (5840 euros) a «Cardiac Patrol», una propuesta para equipar vehículos privados con dispositivos de desfibrilación automatizada para usar en caso de emergencia; y a «Communi-T», un vehículo interactivo que podría ayudar a las personas sin hogar y a los más necesitados.
Estudiantes de toda Europa aceptan el reto.

Se han celebrado otros Ford Fund Smart Mobility Challenges en diversos lugares de Europa; concretamente, en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Colonia (Alemania), la Universidad de Loughborough (Reino Unido) y la Universidad de Valencia (España)

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario