El Tribunal Administrativo de París ha dictado este 3 de febrero de 2021 una sentencia en el denominado ‘caso del siglo’ que reconoce la responsabilidad del Estado francés en la crisis climática y considera ilegal que incumpla sus compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

La resolución judicial, por la que el Estado es también responsable de «daños ecológicos» ha sido valorada por Greenpeace como «una sentencia histórica que supone un aviso para el resto de gobiernos europeos que, como el de España, enfrentan demandas por esta causa». 

Las cuatro oenegés francesas que demandaron al Estado francés hace ya dos años (Greenpeace Francia, Oxfam Francia, Notre affaire à tous y La Fondation Nicolat Hulot) han acogido con satisfacción esta primera victoria y esperan un juicio aún más histórico en primavera porque el Gobierno galo podría ser condenado a tomar medidas adicionales sobre el clima.

«Más de dos años después del inicio del proceso, apoyado por 2,3 millones de personas, esta decisión marca una primera victoria histórica para el clima y un gran avance en la legislación francesa. Esta sentencia también es una victoria para la verdad: hasta ahora, el Estado ha negado la insuficiencia de sus políticas climáticas, a pesar de la acumulación de evidencias (superación sistemática de los techos de carbono, informes del Consejo Superior del Clima, etc.). Si la nueva Ley de Clima de este Gobierno es insuficiente para lograr los objetivos marcados, esperamos que la justicia no se limite a reconocer la culpa del Estado, sino que también lo obligue a tomar medidas concretas para, al menos, cumplir con sus compromisos climáticos», han señalado las organizaciones tras conocer la sentencia. 

En España, las organizaciones Greenpeace, Ecologistas en Acción y Oxfam Intermón iniciaron el pasado mes de septiembre un litigio contra el Gobierno español por inacción ante el cambio climático que se encuentra en manos del Tribunal Supremo. 

«La sentencia francesa envía un mensaje muy claro al Gobierno de España y al resto de Gobiernos europeos: la inacción ante el cambio climático es ilegal. La justicia se ha situado del lado de quienes llevan décadas luchando contra el cambio climático y en favor de los derechos humanos», ha declarado Lorena Ruiz-Huerta, abogada de las tres organizaciones.

Añade que: «mientras el Gobierno de España siga sin reducir las emisiones de CO2 de acuerdo con las recomendaciones científicas, para limitar el aumento de la temperatura global en 1,5 grados centígrados como máximo, seguiremos acudiendo a los tribunales. No estamos hablando de fríos números, sino de las consecuencias devastadoras que el aumento global de la temperatura puede tener para la vida y la salud de las generaciones presentes y futuras». 

Hasta el momento, más de 55 organizaciones, movimientos y plataformas de toda España se han sumado a la demanda. En paralelo, Ecologistas en Acción, Greenpeace y Oxfam Intermón continúan recabando adhesiones ciudadanas y ya cuentan con el apoyo de más de treinta y siete mil personas.

Ola internacional de litigios climáticos

El proceso judicial contra el Gobierno de España comenzó en septiembre de 2020 con la presentación y posterior admisión a trámite del recurso contencioso-administrativo por la Sala Tercera del Tribunal Supremo. Posteriormente, el pasado 16 de diciembre, las organizaciones presentaron la demanda, de casi doscientos folios, que incorpora las últimas referencias científicas y evidencias de los impactos sociales, económicos, físicos y biológicos del cambio climático, así como de la vulneración de derechos humanos derivada de este.

Esta demanda se enmarca dentro de una ola internacional de litigios climáticos que sostienen que la falta de acción contra el cambio climático vulnera los derechos humanos de las generaciones presentes y futuras: desde mediados de la década de 2010, se han iniciado más de 150 litigios contra Gobiernos de todo el mundo. Estados Unidos, Canadá, Alemania, Bélgica, Irlanda o Nueva Zelanda son solo algunos de los países cuyos Ejecutivos enfrentan actualmente demandas por esta causa.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario