Treinta años y parece que fue ayer. Treinta años el próximo dos de julio. Flamenco Madrid y su director, Ángel Rojas, quisieron homenajear a Camarón de la Isla con cuatro mujeres cantaoras cantando al mito.

La sevillana Remedios Amaya, la pacense María de los Ángeles Salazar la Kaíta, la catalana Montse Cortés y la gaditana de Arcos de la Frontera Fabiola Pérez, la Fabi, fueron las reinas de la noche. Ángel Rojas dio una lección magistral de composición e iluminación escénica, tiempos de cantes y guitarras, cantes de Camarón y cantes dedicados al genio ya invisible pero siempre presente. Y qué guitarras, las de Joni Jiménez y Juan Vargas. A las palmas Samara Amaya y Rosa Escudero. Un invitado ilustre a las palmas, Capullo de Jerez.

Y un aparte para los efectos especiales en fondo de escena que hicieron un recorrido por la discografía de Camarón, sus imágenes y ese rayo de luz permanente, atravesando el planeta Tierra … Detalles de una buena dirección.

Gala corta pero intensa. Una hora de duración. Como introducción, las cuatro en un plato fuerte: La inolvidable Cómo el agua, en homenaje a los dos genios, Camarón y Paco de Lucía. Bien es cierto que el estribillo sonó bastante a guirigay, algo tuvo que fallar en lo previsto. Y es que si las cantaoras van a su aire y no se dejan dirigir pasa lo que pasa.

Y a partir de ahí los cantes individuales. Me voy contigo, de la gran Amaya que no olvida jamás reminiscencias de su aparición en Eurovisión, como siempre actuando descalza, como entonces. Es como la fijación que no cesa, porque consiguió lo más difícil: Ni un voto. Pero cantar flamenco, canta, como decía Manolo Caracol, con voz que acaricia y que mejora con los años.

La noche fue mucho por soleá y bulerías, la impresionante Potro de rabia y miel de cuando Camarón ya sabía quién le esperaba al final del camino, y el cante que le dedicó Lola Flores diciendo lo que tanto se ha dicho, que Dios tuvo celos de su voz y por eso se lo llevó tan pronto. Muy bonito, muy alejado de la realidad, a Camarón se lo llevó el abuso del tabaco, por voluntad propia, porque él sabía …

Que conciertazo, que dúos de guitarras de Joni y Juan, que placer para el oído. Luego siguen las cuatro protagonistas cantando por él y para él y las que lo conocieron y de él aprendieron, emocionándose y emocionando a ese aforo de la Sala Guirau, esta vez lleno hasta la bandera, demostrando que el poder de convocatoria de Camarón de la Isla sigue intacto.

El Romance del amargo que cantó Montse Cortés cambió de letra, que aquí no estábamos homenajeando a García Lorca, que ya va a tener lo suyo en este 2022, centenario del granaíno Concurso del Cante Jondo dentro de unos días, el 13 y 14 de junio, mucho más famoso ahora que entonces.

El concierto siguió por tarantas, cartageneras y otros cantes.

Un fin de fiesta competitivo entre divas, como era de esperar, puso fin a la gala y al Festival Flamenco Madrid 2022.

A la salida nos encontramos con los felices seguidores del Real Madrid, camino del Bernabéu. Lo más importante en Madrid ese domingo 29 de mayo. Aunque una no sea madridista, da gusto que la Champions se quede en Madrid.

Al año que viene, el Atleti.

Algunas cosas que he aprendido a lo largo de mi vida. Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, master en Psicología del Deporte por la UAM, diplomada en Empresas y Actividades Turísticas, conocedora de la Filosofía Védica. Responsable de Comunicación y Medios en Madrid de la ONG Internacional con base en India, Abrazando al Mundo. Miembro de la British Association of Freelance Writers. Certificada en Diseño de Permacultura. Trainer de Dragon Dreaming, metodología holística para el crecimiento personal, grupal y comunitario en el amor a la Tierra. Colaboradora en Periodistas-es y en las revistas Natural, Verdemente, The Ecologist para España y América Latina. Profesora de inglés avanzado.

Deja un comentario