El consejero de Educación, Enrique Ossorio, informó este 13 de enero 2021 de que su departamento ha contabilizado en los centros escolares 232 incidencias, de las cuales 53 en marquesinas y grietas, además de 34 incidencias relacionadas con instalaciones de calefacción y fontanería, a las que se suman 141 «incidencias leves», como goteras, problemas en los accesos, árboles que se han caído y «pequeños problemas en las fachadas».

Conocidas estas declaraciones, Teresa Jusdado Pampliega, secretaria del Sector de Enseñanza de FeSP UGT Madrid considera «inaceptable» que se pretenda quitar importancia a los casos detectados, que suponen, aproximadamente, el 34 por ciento de los centros educativos públicos y ello sin haber procedido aún a la inspección técnica imprescindible.

Para conocer el alcance de las «incidencias», detectadas de forma visual por las direcciones de los centros y no por expertos en la materia, Enrique Ossorio ha indicado a los centros educativos que contraten a «voluntarios» del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid y el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), a cambio de trescientos euros, para hacer informes técnicos que deben entregar antes del 18 de enero, fecha en que está previsto iniciar la actividad docente presencial sin que se hayan resuelto los problemas detectados o, en caso de peligrosidad, posponiendo la apertura de los centros afectados.

Teresa Jusdado recuerda que, desde hace al menos cinco años, el presupuesto para infraestructuras y mantenimiento de los centros educativos se ha ido reduciendo y, aún así, no se ha utilizado la totalidad de la partida destinada a este fin.

En el Pleno del Consejo Escolar de Madrid del día 15 de diciembre 2020, UGT presentó una propuesta de mejora, que fue aprobada y que pedía aumentar significativamente el presupuesto destinado a gastos para obras y equipamientos, dado que muchos centros públicos tienen una urgente necesidad de obras de conservación y equipamientos.

Se argumentó esta propuesta en la escasa financiación destinada a reparación y mejora de centros, que ascendió a nueve millones de euros para mantenimiento y cinco millones para equipamiento, así como la necesidad de abordar la climatización de los centros educativos.

UGT exige que no se abran los centros educativos en tanto no se hayan hecho las inspecciones técnicas y reparado las «incidencias» indispensables para garantizar la seguridad de la comunidad educativa, así como que se aumente la partida presupuestaria para obras y equipamientos.

Educación telemática

Asimismo, consideran que la Consejería será la única responsable de que la actividad docente no pueda desarrollarse en condiciones óptimas que permitan llegar a todo el alumnado de forma telemática.

Jusdado hace esta advertencia después de que el Consejero informara de que el martes 12 se conectaron a la plataforma educativa de la Comunidad de Madrid 16.760 profesores y 141.312 alumnos, «el doble que cualquier día normal del mes de diciembre a lo largo de este curso y cinco veces más que antes del mes de marzo cuando estalló la pandemia».

UGT sostiene que «es una burla hacia la comunidad educativa considerar que ese volumen de docentes y alumnado que ha podido acceder a dicha plataforma pueda considerarse aceptable, cuando solo suponen el 32 por ciento del total de docentes y alumnos de los centros públicos».

Jusdado señala que «la Consejería pretende ignorar que la inmensa mayoría no se pudo conectar porque la plataforma de Educamadrid se saturó a primera hora de la mañana y dejó de funcionar debido al alto volumen de conexiones».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario