La siniestralidad laboral se ha cobrado en Madrid la vida de 51 trabajadores en los primeros diez meses del año, seis de las víctimas en octubre 2020, de las que cinco perdieron la vida durante la jornada laboral y una “in itínere”.

Por sectores de actividad y forma del accidente, una de las víctimas pertenecía al Sector de Industria, debido a un atrapamiento y, de las cuatro restantes, del Sector Servicios, dos fueron a causa de una patología no traumática, y una por un accidente de tráfico (en misión). Asimismo, la víctima del accidente «in itínere» también pertenecía al de Servicios.

En relación con octubre de 2019, los accidentes en jornada laboral en 2020 se incrementan un 66,67 por ciento, y por gravedad es Servicios el sector que más víctimas sufre, con cuatro trabajadores, en 2020 y uno en 2019, lo que supone una diferencia del 300 por ciento.

De enero a octubre se han registrado un total de 55 715 accidentes de trabajo de los que 47 608 se han producido en jornada de trabajo y el resto, 8107, en el trayecto de ida y vuelta al trabajo. Así lo señalan los últimos datos ofrecidos por el Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo (IRSST), correspondientes al mes de octubre.

Los accidentes mortales en jornada laboral han experimentado un incremento del 29,41 por ciento respecto a 2019. Así, de enero a octubre de este año se han producido 44 accidentes mortales, en comparación con los 34 de 2019.

Por sector de actividad, en los diez primeros meses, el de Servicios continúa siendo el más castigado. Los accidentes mortales se han incrementado un 93,75 por ciento, en comparación con el pasado año (31 accidentes mortales en 2020) respecto de 2019 (con 16 accidentes mortales).

De la misma forma, en estos diez meses del presente año, también se han incrementado los accidentes de trabajo mortales fuera de jornada laboral, como son los de tráfico, o llamados en misión, que se han incrementado un 800 por ciento: de un accidente mortal de tráfico en 2019 a nueve mortales por esa forma de producirse en este año.

Accidentes laborales COVID-19 de enero a octubre

Según los partes de accidentes remitidos por las empresas de la Comunidad de Madrid a la Autoridad laboral, se incluyen 1174 accidentes laborales relacionados con el COVID-19, todos ellos en el sector de Servicios.

El sindicato seguirá denunciando la infradeclaración de los casos de coronavirus considerados como accidente de trabajo entre el personal sanitario y sociosanitario.

UGT urge al Gobierno a adoptar un nuevo decreto que recupere la protección laboral por contagio por la COVID-19 y reclama una vez más que el contagio por esta enfermedad sea calificado como enfermedad profesional y no como accidente de trabajo.

A pesar del dato de octubre del índice de incidencia de siniestralidad del 21,4 por ciento, por debajo de la media nacional, (índice que refleja el número de accidentes de trabajo en jornada laboral por cada cien mil trabajadores afiliados), las cifras de fallecimientos en el trabajo, aún con el acusado descenso de la actividad económica, se ha puesto de manifiesto que la seguridad y salud en el trabajo se está dejando en un segundo plano en las empresas.

El constante aumento de las muertes en el trabajo es altamente preocupante y debe ser abordado urgentemente.

Según declaraciones de la Secretaria de Salud Laboral y desarrollo Territorial de UGT Madrid, Susana Huertas Moya: «Un dato muy preocupante que confirma una realidad es que algo no funciona, la seguridad y salud laboral sigue siendo una cuestión de segundo orden para muchas empresas y hay que extremar la vigilancia en el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales».

Propuestas sindicales:

  • Reforzar la Inspección de Trabajo, para que pueda controlar el cumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales en los centros de trabajo, así como las medidas establecidas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19.
  • Articular, de forma inmediata, un Plan de Choque contra la siniestralidad laboral. Entre las líneas de este Plan de Choque no puede faltar la reducción de la incidencia de los riesgos psicosociales entre la población trabajadora ya que la primera causa de muerte durante la jornada de trabajo son los infartos y derrames cerebrales, patologías asociadas a este tipo de riesgos laborales
  • Reforzar la Inspección de Trabajo, para que pueda controlar el cumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales en los centros de trabajo, así como las medidas establecidas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19.
  • Crear la figura del delegado/a territorial y los delegados/as sectoriales, para mejorar la Prevención de Riesgos Laborales en las pequeñas y medianas empresas, donde no hay representación sindical. Y es que los centros de trabajo sindicalizados son centros de trabajo más seguros.
Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario