Un buen número de compositores, músicos e intérpretes han muerto durante estos meses del invierno y primavera 2020, mientras la humanidad permanecía confinada y aterrorizada por la presencia de la COVID-19.

Aunque no sirva en modo alguno de consuelo, hay que precisar que la mayor parte habían alcanzado una edad más que provecta y también que el maldito virus es completamente ajeno a su muerte. Ejemplo más cercano, Luis Eduardo Aute, su desaparición tiene que ver con las consecuencias de un ictus sufrido hace tres años.

El confinamiento, el nuestro, ha hecho que muchas de esas muertes hayan pasado desapercibidas; nos daremos cuenta más tarde, cuando la nueva normalidad se parezca más a la antigua y les echemos en falta.

Pero sí nos hemos enterado de algunos de esos fallecimientos de celebridades del panorama musical. Es el caso de Johnny Mandel, compositor de 94 años cuya muerte –el 29 de junio de 2020-  ha anunciado la edición digital de la revista estadounidense Variety mediante la reproducción del post en Facebook de otro músico, su amigo  Michael Feinstein: «El mundo no volverá a ser el mismo sin su humor, su espíritu y su visión irónica de la vida y de la condición humana. Era realmente  incomparable y nadie escribirá y arreglará como él lo hacía».

Johnny Mandel, músico, compositor y arreglista, en 1966 recibió un Oscar y un Grammy por la canción «The Shadow of Your Smile» (La sombra de tu sonrisa), tema central que interpreta un coro en la película «El caballero de los sables» (The Sandpiper) de Vincente Minelli, con Elizabeth Taylor y Richard Burton en los papeles protagonistas.

«La sombra de tu sonrisa», un «bailable» típico de mediados de los años sesenta con letra escrita por Paul Francis Webster, ha conocido después infinidad de versiones, entre ellas la magnífica interpretación de Marvin Gaye –convertida en un standard del jazz- o la del crooner Tony Benett, premiada con un Grammy.

Johnny Mandel fue el autor de infinidad de otras músicas para el cine que acabaron siendo grandes éxitos, como la canción «Suicide is Painless», interpretada a los teclados por el pianista Ahmad Jamal y cantada por el actor Ken Prymus en la película  de 1970 «M.A.S.H.», de Robert Altman. El mismo tema, en versión instrumental, acompañó en 1972 la serie derivada de la película. 

Otros éxitos de Johnny Mandel fueron «A Time for Love», perteneciente a la banda sonora de la película de 1966 «Un sueño americano», de Robert Gist, que fue nominada para el Oscar a la mejor canción; ˆEmily», tema de la película «Los juegos del amor y la guerra», realizada por Arthur Hiller en 1964, que también ha sido objeto de numerosas versiones de figuras del jazz, entre las que destaca la del pianista Bill Evans.  

Johnny Mandel trabajó con los mejores intérpretes del siglo veinte, tales como Count Basie, Stan Getz, Chet Baker, Frank Sinatra, Anita O’Day, Shirley Horn y Barbara Streissand entre otros. La cantante y pianista Shirley Horn versionó en 1989 «Close Enough for Love», escrita por Johnny Mandel y Paul Williams para la película de 1979 «Agatha», de Michael Apted, interpretada por Dustin Hoffmann y Vanessa Redgrave.

En su calidad de arreglista, Johnny Mandel consiguió tres premios Grammy por sus colaboraciones con Quincy Jones en 1981 («Velas»), Nathalie Cole en 1991 (en el dúo «Unolvidable» con su padre Nat King Cole) y Shirley Horn en 1992 para el álbum «Here’s to Life». Para el icono de la canción brasileña Joao Gilberto, Mandel hizo arreglos en los álbumes «Amoroso» (1977) y «Brasil» (1981).  

Nacido en Nueva York en 1925, Johnny Mandel se inició con el piano para dedicarse después a la trompeta y el trombón. Sus primeros trabajos como profesional datan de finales de la década de 1930.

Deja un comentario