La Fundación Mapfre acoge en su Centro de Fotografía KBr de Barcelona una extraordinaria exposición sobre la obra de la premiada fotógrafa brasileña Claudia Andújar, dedicada a la rica y compleja cosmología de los yanomamis, indígenas amazónicos cuya supervivencia se encuentra amenazada.

Claudia, quien se instaló en Brasil tras escapar de la persecución nazi en Europa, forjó una relación cercana con los yanomamis a lo largo de muchos años, y se convirtió en una incansable defensora de sus derechos.

Fue cofundadora de la Comisión Pro-Yanomami y trabajó con los yanomamis, sus aliados en Brasil y Survival Internacional a nivel internacional. Andujar desempeñó un papel clave en el reconocimiento legal de su tierra en 1992.

Por ello, fue galardonada con el principal premio cultural de Alemania, la Medalla Goethe, por su labor pionera con la tribu de los yanomamis que dio lugar al establecimiento de la zona forestal más grande del mundo bajo control indígena, en agosto de 2018.

Sus icónicas fotografías se usaron a menudo para llamar la atención sobre la situación crítica que afrontaba el pueblo yanomami, que, como contaba el anterior presidente de Survival, Stefan Cori el pasado año 2020, corre un gran peligro. 

Andujar dice que, cuando empezó a fotografiar, «buscaba un lenguaje con el que pudiese expresar mis sentimientos. Cuando comencé mi relación con los yanomamis tenía interés en cómo las personas interpretan la vida, lo que significa para ellas. Es una forma de autoenriquecerme. Es por esto por lo que estaba más interesada en sus rituales… en su interpretación espiritual de la vida, en vez de en fotografiar solamente un objeto… Lo que más me impresionó y lo que permanecerá conmigo para el resto de mi vida es su relación con la naturaleza. Nadie trata de dominar a otros. Esto es lo que realmente me atrajo del pensamiento yanomami».

Funai: mineria Ilegal en territorio yanomami
Funai: minería Ilegal en territorio yanomami

Amenazas actuales

Los yanomamis se encuentran ahora amenazados como nunca antes: veinte mil garimpeiros (buscadores de oro ilegales) ocupan sus tierras. El impacto de estas invasiones ha sido devastador, puesto que la COVID-19 y la malaria están descontrolados, muchos ríos han sido contaminados, y la cifra de yanomamis fallecidos aumenta día a día. 

Junto a sus aliados, el año pasado estos indígenas lanzaron la campaña #MinersOutCovidOut / #ForaGarimpoForaCovid, que fue apoyada por casi 450 mil personas exigiendo acción gubernamental. 

Los mineros han sido avistados trabajando cerca de estas comunidades no contactadas que son especialmente vulnerables a enfermedades del exterior y a la violencia a manos de los invasores.

El presidente Bolsonaro y sus socios están impulsando con fuerza la apertura de todos los territorios indígenas de Brasil a la minería y a otras actividades industriales. El movimiento indígena y Survival luchan contra estos planes y desarrollan la campaña #StopBrazilsGenocide para poner fin a su genocidio.

Survival y su lucha por los yanomamis

La relación de Survival Internacional con los yanomamis se remonta a cinco décadas. Es la campaña más longeva de su historia, pues llevan 52 años en ello.

Cuando pocos fuera de sus tierras habían oído hablar de ellos, esta organización luchaba contra los planes para abrir sus territorios indígenas a la minería y a la construcción de carreteras.

Poco a poco, el mundo comenzó a prestar atención. En 1989 trajeron al portavoz yanomami Davi Koperanawa a Europa. Era la primera vez que viajaba fuera de Brasil, e invitaron a Claudia a que le acompañara. La campaña global culminó en 1992, cuando la tierra yanomami de Brasil fue por fin reconocida legalmente. Davi declararía más tarde: «Sin Survival, estaríamos todos muertos».

Survival ha continuado trabajando en estrecha colaboración con los yanomamis mientras luchan por proteger su hogar en la selva de las invasiones constantes de su tierra.

La exposición barcelonesa estará abierta hasta el 23 de mayo de 2021. Está situada en Avenida del Litoral, 30. Barcelona.  

Periodista. Tras más de 30 años en el sector de la construcción en una publicación para profesionales, me dediqué al mundo de la solidaridad a través de un partido político, ocupándome de la comunicación. Esa época determinó el comienzo de un camino dirigido a la defensa de los derechos humanos, a la denuncia. Poco después me instalé en México. Publiqué en un par de periódicos y en una revista literaria, donde edité poesía. A través de Periodistas en Español comencé a relatar lo que sucedía allí. Tras siete años de estancia en el país azteca, en 2018 regresé a España.

Deja un comentario